Por Miguel Rodriguez

La muerte y la resurrección de Jesucristo ha sido un acontecimiento histórico que ningún hombre podía lograr, y que ningún dios de las religiones paganas pudo realizar. La tumba donde fue enterrado Jesús está vacía. Hoy el mundo lo usa como un lugar turístico. Los cristianos lo tenemos como evidencia de su resurrección relatada en la Biblia.

Buda vivió 500 años A.C. y murió pero no resucito. Un libro de los budistas dice que:“cuando Buda murió era con la absoluta muerte en la cual nada permanece detrás” 

Mahoma, creador del Islam, murió a los 61 años de edad en el año 632, tuvo un discípulo llamado Omar que en el sepelio de Mahoma dijo: “cualquiera que diga que Mahoma está muerto lo voy a cortar en pedazos, porque Mahoma resucitará” Hoy han pasado 1400 años, y Mahoma nunca llego a resucitar.

Abraham, un siervo de Dios, al que se le considera padre del judaísmo, murió hace más de 2000 años y no ha resucitado.

Ezequiel Ataucusi, fundador de una secta muy popular en el Perú, dijo que resucitaría, pero nunca ocurrió.

Y podría enumerar toda una lista de los líderes que fundaron alguna religión o secta y que están muertos pero nunca resucitaron. Solo el Cristianismo enseña que un hombre resucito. La resurrección de los muertos es una doctrina básica del Cristianismo. Si alguien no cree que Cristo resucito no puede ser salvo. Cristo resucito entre los muertos, al tercer día de su muerte. Si Cristo no hubiera resucitado, el Cristianismo no tendría ningún sentido. Si Cristo hubiera muerto, hubiera sido simplemente un maestro de moral.

El mensaje central del capítulo 15 es la Resurrección y todas sus implicancias prácticas. La doctrina de la resurrección era un tema controversial en Corinto. Cuando Pablo escribió esta carta en 55 D.C. no era una doctrina claramente definida. Pero si era una doctrina claramente predicada basada en hechos reales. En Hechos 2:24-36 vemos que pedro en Pentecostés proclamo la resurrección de Jesús.

En Hechos 17:18 vemos que la resurrección de Cristo era parte fundamental de la predicación del Evangelio. Es por eso que al hacer Evangelismo anunciamos la resurrección de Cristo. Si no anunciamos la resurrección en nuestro Evangelismo crearemos una fe vana.

Pablo cuando se convirtió camino a Damasco, conoció la realidad de la resurrección, lo que lo llevó a predicar de inmediato, en las sinagogas locales, que Cristo era el Hijo de Dios (Hch. 9:20) En el libro de Hechos vemos que después de su conversión, Pablo mismo recibió y traspasó a otros la doctrina de la resurrección (véase Hch. 9:20, 22, 28; 13:30–37; 17:31). Pero, ¿qué pasaba en Corinto? ¿Qué motivo a Pablo escribir este capítulo? Era porque algunos creyentes de Corinto influenciados por la filosofía griega empezaron a dudar sobre la resurrección de Cristo. (v. 12, 14, 17) Es por eso que Pablo se toma su tiempo en explicarlo.

1Co 15:3 

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 

Pablo les recuerda que el mensaje que recibió del mismo Señor Jesucristo era el tema más importante de todos. Y ese mensaje era el Evangelio de Jesucristo. Los cristianos hemos recibido este mensaje en el día de nuestra conversión. Pablo predico el mensaje del Evangelio fielmente sin ninguna alteración. Nosotros, los predicadores y todo creyente deberíamos hacer lo mismo.

Hace poco vi un anuncio que decía esto:

“Tienes problemas: familiares, en tu matrimonio, en tu trabajo, con tus hijos, con tus adicciones, con tus deudas… Jesucristo es la solución.”

Poco faltaba para que también diga:

“tienes problemas con tu suegra, con tus mascotas, con las cucarachas, con Chile, con que Perú no llegue al mundial… Jesucristo es la solución”

Ese es el falso evangelio que se predica hoy, presentando a un “falso cristo solucionador de problemas” Pero, según la Biblia, Cristo no vino a solucionar problemas de carácter terrenal. Cristo vino a solucionar el único problema del hombre, que es el pecado. 1 Timoteo 1:15 dice que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores. Y ese es el mensaje del Evangelio que anunciamos sin alteración.

Cristo murió en lugar de nosotros, que éramos pecadores. BLS 

Este es el mensaje del Evangelio: Cristo murió por nosotros, cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Nosotros estuvimos ahí en esa turba que gritaba:“Crucifíquenlo, crucifíquenlo.” Nuestros pecados le costaron la vida a nuestro Salvador. En la cruz del calvario el llego el castigo que nosotros merecíamos. El siendo justo murió por los injustos para llevarnos a Dios. El murió por los pecadores, y no había ningún pecado en El. Él se ofreció voluntariamente para morir en la cruz para salvarte a ti y a mí. ¿Cómo podría yo desprecia su sacrificio por mí? Él murió por mi cuando yo vivía en pecado. ¿Cómo podría yo volver al mundo sabiendo que mi salvación le costó la vida a mi Salvador? No puedo haber una humillación más grande que esta: Qué Dios se haga carne para morir por alguien que no lo merece. ¿O quién de nosotros merecía que Dios le salve? Nadie merecía ser salvado por Dios. A Dios le plació dar la salvación por gracia, sin ningún mérito del hombre.

Algunos dicen: “No es justo que me pasen estas cosas por ser cristiano” Yo les diría a los que piensan así: “No es justo que tus pecados le hayan costado la vida a al Hijo de Dios Jesucristo” Pero, Dios así lo quiso. Qué Cristo sea molido y destrozado por nuestros pecados. Que el castigo que tú y yo merecíamos sea cargado sobre él. Que la justicia perfecta de Cristo sea atribuida a nosotros. Que el castigo eterno que merecíamos él lo lleve con su muerte. Dios así quiso salvar a los pecadores, a ti y a mí.

Entonces, SI CRISTO TE HA SALVADO tú ya no vas a vivir para ti mismo, tú vas a vivir para Cristo, vas a renunciar a este mundo, y seguir a Cristo. Nada en este mundo te puede satisfacer, porque tu satisfacción es Cristo.

Cristo no murió para sigamos viviendo en el pecado. Cristo nos salvó a pesar de que nosotros todavía éramos pecadores. A pesar que no les buscábamos, Él nos buscó y nos salvó. A pesar que vivíamos siendo enemigos de Dios, Dios no nos negó a su propio Hijo, sino que lo entregó a la muerte por todos nosotros. Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado. Cristo murió para demostrar su justicia perfecta. Con esto Dios demuestra que es justo y que, gracias a su paciencia, ahora nos perdona todo lo malo que antes hicimos. Todos nuestros pecados son perdonados por Cristo, incluso ese pecado que no le has contado a nadie, y que te da vergüenza que otros lo sepan. Cristo murió por ese y por todos tus pecados. En Cristo puedes hallar el perdón de tus pecados.

1Co 15:4 

Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 

Fue conforme a las Escrituras porque estaba escrito que vendría un Mesías para redimir a su pueblo. Jesucristo mismo también anuncio su muerte y resurrección confirmando la veracidad de las Escrituras. Cristo resucita en cuerpo glorificado y sin ningún pecado cargado sobre él. Cuando vemos a Cristo en el cielo, lo veremos con las marcas en sus manos y en sus pies, pero sin ningún pecado cargado sobre El. Porque Cristo cargo una sola vez todos nuestros pecados y se los llevo a la cruz. Cristo murió una sola vez y para siempre, ya no hay otro sacrificio que hacer. CONSUMADO ES, dice la Biblia.

Una representación de esta sepultura es cuando nos bautizamos. Cuando nos bautizamos estamos diciendo a la iglesia y al mundo que Cristo nos salvó. Cuando nos bautizamos estamos haciendo pública nuestra fe en su sangre, en su muerte, y en su resurrección.

Al ser bautizados, morimos y somos sepultados con él; pero morimos para nacer a una vida totalmente diferente. Romanos 6:4 BLS 

Cuando ustedes fueron bautizados, fueron sepultados con Cristo. Colosenses 2:12 BLS 

¿Quiénes se bautizan? Solamente los verdaderos cristianos se bautizan y quieren identificarse con su Señor. ¿Es posible que un falso cristiano se bautice? Si, y eso está ocurriendo en el día de hoy, existes miles de pecadores remojados en agua, pero no convertidos, de eso se encargara Dios.

Cristo murió, pero también resucito. Un mensaje incompleto sería omitir su resurrección. Un falso evangelio no solo es el añade algo qué NO está escrito en la Biblia. Un falso evangelio también es el que quita lo que SI está escrito en la Biblia. Y predicar el Evangelio sin anunciar su resurrección es anunciar un mensaje incompleto. Y anunciar un mensaje incompleto puede ser peligroso. Predicar el Evangelio y no anunciar su resurrección es peligroso. Porque si no anunciamos su resurrección produciremos conversiones falsas. Pablo lo dice, al decir que sería una fe vana.

Esto es lo que separa el Cristianismo de las demás religiones. El mensaje de la resurrección. Por lo tanto, negar u omitir la resurrección es una completa necedad. El Evangelio trata de Cristo, de su vida, su muerte y su RESURRECCIÓN. Cristo vivió una vida perfecta cumpliendo la Ley Moral de Dios por nosotros. Cristo muere por causa de nuestros pecados sin haber pecado. Cristo resucita cumpliéndose en El las profecías del A.T. Si Cristo no hubiese resucitado el Cristianismo no tendría ningún sentido.

“Si Jesús no resucito de los muertos, la fe cristiana no tiene ningún valor.” Doug Powell 

El Evangelismo moderno omite la resurrección. El Evangelio moderno dice esto:“El hombre está separado de Dios… Dios te ama… Cristo murió por ti… y luego hacer pasar a las personas por el rito de la oración” Y muchas, por no decir miles y miles de personas creen que son cristianos porque una vez en su vida alzaron la mano, pasaron al frente y repitieron una oración, pero: ¿Pero en que parte de la Biblia dice que una persona se salva por pasar por este rito del llamado al altar y una repetición de oración?

Si vamos a la Escritura vemos a los apóstoles anunciar el Evangelio sin omitir la resurrección de Cristo:

“a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.” Hechos 3:15 

“Ustedes ordenaron que a Jesús lo mataran en una cruz, pero Dios lo ha resucitado.” Hechos 4:10 BLS 

“El Dios de nuestros antepasados resucitó a Jesús, el mismo a quien ustedes mataron colgándolo en una cruz.” Hechos 5:30 DHH 

“Pero tres días después Dios lo resucitó y nos permitió verlo de nuevo,” Hechos 10:40 BLS 

Etc., etc. 

Los apóstoles proclamaron la muerte y resurrección de Jesús como la esencia de las buenas nuevas. Simón Kistemaker 

¿Qué evidencias hay de la resurrección de Jesucristo? La tumba vacía. No puede haber evidencia más grande que esta. El cumplimiento de las profecías del A.T. sobre Cristo es evidencia que Cristo vivió y resucito. Y si en Cristo se cumplen las profecías del A.T. es evidencia que la Biblia es la Palabra de Dios. Y si la Biblia es la Palabra de Dios es evidencia que Cristo es el Salvador. Y si Cristo es el Salvador es evidencia de que Cristo es Dios. Tenemos un poderoso Salvador, que es Cristo, No hay otro.

1Co 15:5 

Primero se le apareció a Pedro, y después a los doce apóstoles. BLS 

Miremos a Pedro, antes de la resurrección negó a Cristo. Pedro, en un inicio pensó que todo se había acabado con la muerte de Cristo. Luego, mírenlo predicando el Evangelio, y nos dejó las cartas: I y II de Pedro. Pedro que antes negaba a Cristo, ahora predica valientemente la resurrección.

1Co 15:6 

Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 

Cuando Pablo escribió esta carta varios de esos 500 aún estaban vivos. Algunos dicen que esa aparición es una visión. Pero no es posible que 500 personas tengan la misma visión a la vez. Algunos de los 500 podían ser encontrados e interrogados sobre la resurrección de Cristo. En Hechos solo se menciona hasta 120 personas como testigos de su resurrección. Porque mencionar hasta 500.

En un tribunal judío, se exigía la presencia de dos o tres testigos para probar la veracidad de un acontecimiento. Al aparecer a la vez a quinientas personas, Jesús estaba entregando la prueba más contundente de que estaba vivo… Pablo añade que la mayoría de ellos estaban todavía con vida cuando escribió su epístola… Con esto da a entender que si alguien duda el hecho de que Jesús venció la tumba, puede consultar a cualquiera de los creyentes que vio al Señor resucitado. (Simón Kistemaker) 

¿Qué significa: “otros ya duermen”? Dormir en el idioma original griego es “koimaomai”y significa: “poner a dormir, dormitar, figurativamente morir o fallecer.” Esto significa que los cristianos al morir son considerados dormidos por Dios. La primera resurrección de los cristianos es cuando recibe vida espiritual cuando nace de nuevo. La segunda resurrección se dará cuando se dé la resurrección de los muertos cuando Cristo venga. Los que duermen son aquellos tienen la plena seguridad que despertarán en la resurrección de los muertos.

Los primeros cristianos percibían la muerte natural de un creyente como un sueño del cual despertarían. Simón Kistemaker 

Los santos que se encuentren vivos en el último día no dormirán, sino que serán transformados,’ y todos los muertos serán resucitados con sus mismos cuerpos, y no con otros, aunque con diferentes cualidades, y éstos serán unidos otra vez a sus almas para siempre. Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

1Co 15:7 

Más tarde se apareció a Santiago, y luego a todos los apóstoles. BLS 

Jacobo es el hermano de Jesús. Jacobo cuando estuvo vivo no creía en Jesús. ¿Cómo es posible que Jacobo haya creído en Jesús, si toda su vida no le creyó? Cuando Cristo asciende a los cielos, recién sus hermanos de sangre creen en Cristo. Si Cristo no hubiese resucitado Jacobo no hubiera creído. Jacobo de ser un ateo, se convirtió en uno de los líderes de la iglesia primitiva. Jacobo ocupo el liderazgo de la iglesia cuando Pedro tuvo que huir de Jerusalén.

1Co 15:8 

Y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 

¿Qué quiere decir: “al último de todos”? Significa que Pablo es el último apóstol que vio a Cristo resucitado. Su encuentro con Cristo no fue una alucinación, sino una revelación de Jesucristo. Pablo habla de sí mismo como un bebe que ha sido abortado. Como un bebe que nació fuera de tiempo. Dice esto porque el vio a Jesús en otro tiempo al que lo vieron los primeros apóstoles. Pablo había sido escogido para ser un apóstol. Pablo no había visto la tumba vacía, ni estuvo con los primeros seguidores de Jesús. Pablo había sido uno de los perseguidores de la Iglesia más temidos por los cristianos. Tuvo un encuentro con Cristo resucitado. Jesús le muestra que al perseguir a la Iglesia está persiguiendo a Cristo. Jesús le muestra que Pablo estaba trayendo condenación sobre su cabeza por perseguir a la Iglesia. Pablo le pregunta: ¿Quién eres Señor? Cristo le dice: “Yo soy el Cristo, a quien tu persigues” “Yo soy aquel a quien crucificasteis. Pero he resucitado.” Luego, Pablo empieza a predicar a Cristo. Pablo se convirtió en unos de los defensores del Evangelio de Cristo. Pablo fue uno de los anunciaba la resurrección de Cristo.

Tú y yo no hemos presenciado la resurrección de Jesucristo junto con los apóstoles. Tú y yo no hemos visto la tumba vacía en el primer siglo. Pero si hemos escuchado el mensaje del Evangelio que predicaron los apóstoles. Sabemos por historia que la tumba de Cristo está vacía.

Jesús pasó por alto los pecados pasados de Pablo, pero hubo un cambio radical en la vida de Pablo. Dios pasa por alto tus pecados pasados, pero esto implica que en tu vida tiene que haber un cambio radical.

No he hablado sobre el llamado del Evangelio que Dios demanda de nosotros, el arrepentimiento y la fe. Espero, en otra ocasión escribir sobre dicho tema.

Gracia y paz.