Existen una gran cantidad de congregaciones que han creado ministerios que no se encuentran en las Escrituras.

Quizás uno de los ministerios antibíblicos más conocidos sea el mal llamado “ministerio de jóvenes”, lo cual trae algunos títulos que tampoco se encuentran en las Escrituras, tales como “pastor de jóvenes”, o “líder de jóvenes”.

Lo más saludable y bíblico es que una congregación crezca espiritualmente, pero todos juntos, los niños juntamente con jóvenes y adultos unidos sin necesidad de hacer una segmentación por edades. Muchos predicadores del pasado advirtieron acerca del peligro de hacer reuniones de jóvenes por separado, lo cual hoy en día se parecen más a centro de entretenimiento que a la iglesia de Jesucristo. Cualquier cristiano puede buscar en su Biblia y nunca encontrará algo llamado “ministerio de jóvenes” o “pastor de jóvenes” o “líder de jóvenes”.

Hoy en día los “pastores o líderes de jóvenes” están más afanados en traer el juego más impactante, se ocupan en traer una dinámica que llame la atención de los jóvenes. Todo esto por una falta del entendimiento del Evangelio Verdadero. Y dejan a un lado la predicación expositiva.

Varios pastores del pasado y del presente advirtieron acerca del peligro de introducir programa, actividades dinámicas, y juegos de competencia en la iglesia:

“Una iglesia puede tener todos los programas y actividades del mundo pero si las personas no están cambiando es un show dominguero.” A W. Tozer

“El diablo pocas veces ha hecho algo más inteligente, sugiriendo a la iglesia que parte de su misión es proveer entretenimiento para las personas, con el fin de ganarlos. De haber predicado el evangelio, la iglesia ha ido gradualmente suavizando su testimonio, luego parpadeó y excusó las frivolidades de la época. Luego la iglesia los toleró dentro de sus fronteras. Ahora ella los ha adoptado bajo el pretexto de alcanzar a las masas.” Charles Spurgeon

En vano será buscado en las epístolas para encontrar algún rastro del “evangelio del entretenimiento” El mensaje de ellas es “salid de en medio de ellos y apartaos… No toquéis sus cosas inmundas” Cualquier cosa que se acerca al entretenimiento brilla por su ausencia. Ellos tuvieron confianza sin límites en el evangelio y no utilizaron ninguna otra arma. La necesidad de esta hora para el ministerio de hoy es la espiritualidad ferviente unida con la doctrina bíblica, así entendida y sentida, se hacen a los hombres de fuego.” Archibald Brown


“Si quieres hacer cosas entretenidas para  jóvenes, llegar a su mundo con algo que les llame la atención, entonces pon un circo no una iglesia.” José Olivares

Ni Jesucristo ni Pablo buscaban entretener a los pecadores. Fue directo y habló siempre con la verdad. Nunca solapó el pecado y lo primero que comenzó a predicar, fue el arrepentimiento; jamás promovió la amistad con el mundo ni el entretenimiento. Hoy sin embargo, las reuniones juveniles son centros de entretenimiento. Ellos creían en el Poder de la Palabra de Dios para convertir y santificar a la iglesia.

“…el evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” Romanos 1:16 

Ni los jóvenes ni la iglesia se edifica con eventos como: conciertos, pijamadas, juegos, dinámicas, noches de talentos, competencias, etc. Y si preguntamos a la gran mayoría de los jóvenes que asisten a estos lugares: ¿Qué es la conversión? ¿Cómo fue tu conversión? ¿Qué es la justificación? ¿Qué es el Evangelio? casi ninguno daría una respuesta bíblica.

Pablo no le dijo a Timoteo: “Prepara el mejor juego cada sábado para que los jóvenes se diviertan”. Pablo le dijo: “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, QUE PREDIQUE LA PALABRA; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.” 2 Ti 4:1-2 

Solo la Biblia tiene la facultad para santificar la iglesia de Jesucristo, mientras que el entretenimiento solo divierte y alimenta la carne.

Hay que entender que no está mal en jugar o divertirse a través de alguna dinámica, pero hay que aclarar que estas cosas nunca han sido una práctica como iglesia de Jesucristo.

Yo estoy convencido que los jóvenes no necesitan ser entretenidos, necesitan es palabra de Dios, ya que es la única que los puede cambiar y dar vida.

Años atrás conversando con un “pastor de jóvenes” le advertí acerca de esto, y solo atinó a decir: “no todo es Biblia, también somos carne, hay que alimentar la carne de vez en cuando”

Ese es el pensamiento de muchos “líderes”, el de alimentar la carne, y no fortalecer el espíritu.

Si tú eres un “líder de jóvenes” debes saber que tu deber delante de Dios es predicar la palabra de Dios, esto es un mandato divino, y además debes saber que ocupas un liderazgo o ministerio no ordenado por Dios.

Hechos 6:4 “”Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.” 

2 Timoteo 4:2 “que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.” 

Ningún cristiano verdadero puede ocupar ministerios o puestos de liderazgo que Dios no ha ordenado.

Todo pastor, todo joven y todo cristiano deben saber que solo la Biblia debe ser expuesta y recibida con gozo. Muchos jóvenes también deberían arrepentirse por buscar sentirse bien en una reunión de jóvenes y no a amar a Dios y su Bendita Palabra que es digna de recibida con gozo, y no el entretenimiento.

“Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos.” 1 Timoteo 4:9 

Para finalizar este breve ensayo, les dejo el consejo que le dejo Pablo al joven Timoteo, que se ocupe no es buscar la dinámica más impactante, sino en estudiar la Biblia, exhortar con ella y enseñarla.

 

“Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.” 1 Timoteo 4:13 

Sola Escritura.