Por Miguel Rodriguez

2 Corintios 13:5

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (RV60)

Pónganse a pensar en su manera de vivir, y vean si de verdad siguen confiando en Cristo. Hagan la prueba, y si la pasan, es porque él vive en ustedes. Pero si no confían en Cristo de verdad, es porque él no está en ustedes. (BLS) 

¿Cómo Pablo diría que se examinen bajo el falso evangelio del decisionismo?

Pablo diría: “Si ya hiciste tu oración ya eres cristiano, ¿recuerdas aquella vez que oraste para recibir a Cristo? ¿Lo hiciste con sinceridad?, sino es así, vuelve a hacer tu oración, pero esta vez haz tu oración con sinceridad.”

¿Cómo Pablo diría que se examinen bajo el falso evangelio del movimiento carismático?

Pablo diría: “Si hablas en lenguas ya eres salvo, ¿recuerdas aquella vez que te caíste para atrás y empezaste hablaste en lenguas?, pues, ordena tu vida porque Cristo esta en tu corazón, y deja que el espíritu te mueva”

La razón por la que Pablo les pide examinarse era porque en la iglesia de Corinto había el peligro de que muchos estén autoengañados. En Corinto habían muchos desordenes, tenían todos los dones espirituales, y sin embargo, poco conocimiento de Cristo. Las peleas entre hermanos (1 Co 1:10), las divisiones dentro de la iglesia (1 Co 1:11), la fornicación (1 Co 5:1, 10:8), la idolatría (1 Co 8, 10:7), la murmuración y acusación contra Pablo y los líderes de la iglesia (1 Co 9:3, 1 Co 10:10), la falta de amor (1 Co 13), la falta de santidad e indiferencia en la Cena de Señor (1 Co 10:16, 11:17-22,27-34), el desorden en el uso de los dones espirituales (1 Co 12), el mal uso de hablar en lenguas (1 Co 14), el orgullo de algunos que no ofrendaban (1 Co 16) De los cuales solo algunos mostraron verdadero arrepentimiento (2 Corintios 7) pero otros seguían igual. Muchos seguían autoengañados porque no había evidencias de una fe verdadera.

En el A. T. el pueblo de Israel vio el poder de Dios a través de los milagros de la mano de Moises para con su pueblo, sin embargo, la gran mayoría no entro a la Tierra Prometida. Su corazón estaba endurecido. Hoy, entre el pueblo cristiano hay una supuesta manifestación del poder de Dios a través de supuestos dones espirituales que ya cesaron en el siglo I. Sin embargo, muchos de ellos no entrarán en la presencia de Dios.

Por eso Pablo les dice:

Examínense ustedes mismos. Pónganse a pensar en su manera de vivir.

Este autoexamen es para saber si estamos en la fe verdadera. Es saludable para nuestra alma examinarnos. Y nos da consuelo y seguridad cuando luego de examinarnos somos hallados completos y aceptados por Dios.

Probaos es la palabra griega “dokimazo” y significa: “probar, examinar para ver si una cosa es verdadera o no (como los metales), reconocer como auténticos después de un examen para aprobar, verificar, analizar.”

Esta palabra se refiere a tratar metales mediante el calor. Debes examinarte para saber si eres un cristiano verdadero o no. Reconócete a ti mismo como un cristiano autentico después de hacerte un autoexamen con la Palabra de Dios.

Pregúntate:

Desde que conociste el Evangelio hasta el día de hoy:

¿Ves algún cambio en ti?

¿ha habido algún cambio en tu manera de pensar, en tu manera de hablar, en manera de actuar, en tu manera de ver este mundo?

¿O no ha habido ningún cambio en ti?

¿Aborreces el pecado o eres indiferente ante el pecado?

¿Buscas la santidad de Dios o te deleitas en el pecado?

¿Eres de los que se deleita en la masturbación, en la pornografía, en los tocamientos indebidos con tu novio(a), y hasta en la fornicación fuera del matrimonio o cuidas tu cuerpo de estas cosas abominables?

Examinarte no significa compararte con otros y decir: “yo soy mejor que el hermano, por tanto yo si yo soy cristiano” Examinarte no significa comparar tu madurez con la inmadurez de otros y decir: “yo vivo en santidad mejor que el hermano, yo soy mejor que el hermano, por tanto yo si yo soy cristiano” Examinarte no significa comparar el poco conocimiento que tiene tu hermano de la Biblia con tu conocimiento “abundante” de la Biblia y decir: “yo conozco más Biblia que el hermano, yo soy mejor ese hermano, por tanto yo si yo soy cristiano”

Esta forma arrogante de pensar viene mayormente de personas que no son cristianas. Solo un corazón lleno de orgullo puede pensar de esta manera creyéndose superior a otros creyentes. En el día de hoy hay muchas personas que creen que son cristianas pero en realidad no lo son. Hay muchas personas que están dentro de las iglesias pero siguen perdidas. Muchos varones perdidos que se deleitan en la pornografía y en la masturbación. Hay muchas mujeres perdidas que se deleitan en la murmuración y en los chismes. Hay muchos hijos perdidos que se deleitan en desobedecer a sus padres. Examinarte no significa compararte con otros, significa compararte con la Biblia, compararte con Dios.

Algunos hasta se comparan con Abimael Guzmán, y se creen buenas personas porque nunca mataron a nadie. Pero la Biblia dice en Mateo 5:21-22 

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

El solo hecho de enojarse es como matar a una persona. Hay algunas personas dentro de las iglesias que nunca se han considerado asesinos, Nuestro estándar para examinarnos es con Dios y no con los hombres. Porque si nos comparamos con Abimael Guzmán nos veremos mejores que él probablemente pero si nos comparamos con Dios somos peores de Guzmán. Porque al enojarnos contra alguien ya estamos matando en nuestro corazón según las palabras de nuestro Señor Jesucristo.

2 Corintios 13:5 no es un texto que nos da licencia para juzgar a un hermano para saber si es o no es cristiano. El texto no dice que debamos examinar a los demás hermanos para saber si son cristianos verdaderos. Tampoco dice que se deba juzgar al pastor o a los líderes de la iglesia. Ciertamente, debemos juzgar cuando hay un pecado en la iglesia, o alguna falsa enseñanza del pastor, pero en esta ocasión este texto no habla de estas cosas.

Este texto habla de probarse a sí mismos.

Probaos a vosotros mismos RV60 

Pruébense a sí mismos. NTV 

Pónganse a prueba PDT

Es a ti a quien debes mirar. Examínate tú mismo, A TI MISMO.

No todos lo que están dentro de las iglesias van a ir cielo. Algunos que están dentro de las iglesias irán al infierno, y en el infierno se lamentarán y será demasiado tarde para arrepentirse. Yo no deseo a nadie este fatal destino, pero la biblia dice que el trigo y la cizaña crecerían juntos. En toda iglesia local, en toda congregación donde se habla de Cristo, hay trigo y cizaña. El trigo es lo que Dios sembró dentro de su jardín. La cizaña es lo que el diablo puso dentro del jardín de Dios. El trigo representa al verdadero cristiano, y la cizaña representa al falso cristiano. En toda iglesia hay trigo y cizaña, hay verdaderos cristianos y falsos cristianos. El trigo es casi similar a la similar a la cizaña, solo una agricultor podría distinguirlo.

Una de las formas de conocerte a ti mismo es evaluando tu propio carácter. Algunas personas que van a la iglesia tienen un mal carácter, tienen un genio, que hasta la gente del mundo se pregunta: ¿así dice que es cristiano?, “esta persona va a la iglesia, y sin embargo su carácter dice lo contrario”

Pregúntate:

¿Tienes tú un carácter manso, humilde y piadoso como dice la Biblia?

¿O sigues siendo orgulloso, áspero, rudo y de mal carácter como la gente del mundo?

¿Soportas la persecución por ser cristiano o te acoplas al mundo para que no se burlen de ti por ser cristiano?

¿Andas quejándote de lo que te pasa en esta vida, o das gracias a Dios en todo, aun en la enfermedad, aun en la escasez, aun en la aflicción, en todo das gracias sin quejarte?

¿Soportas la inmadurez de algunos hermanos o evitas estar con ellos?

¿Estás preparado para soportar y orar por un hermano que te haga tropezar o te cause alguna decepción?

¿Estás llevando una vida en oración todos los días?

¿Procuras ser un trabajador honesto y de limpia conciencia?

¿Tienes amistad íntima con los hermanos o con la gente del mundo?

¿A quién les cuentas tus problemas aparte de a Dios, a los hermanos para que te aconsejen y oren por ti, o a la gente de mundo para que te aconseje en sus palabras humanas?

Otra de las formas de conocerte a ti mismo es evaluando tu ego. Algunas personas que van a la iglesia son orgullosas. Se creen superiores a los demás porque conocen más Biblia que otros, se creen superiores a los demás porque tienen más antigüedad en la iglesia. Se creen importantes porque ocupan algún cargo dentro de la iglesia.

Algunos creen que es suficiente haber realizado una oración en donde se le pedía a Cristo que entre en el corazón, pero si vamos a la Biblia, en ninguna parte de la Biblia dice que debamos hacer una oración para recibir a Cristo en el corazón. En ninguna parte de la Biblia vemos que haya habido alguna persona que haya hecho una oración pidiendo que Cristo en su corazón para ser salvo. Ni Jesucristo ni sus discípulos dijeron: “Si quieres ser salvo, repite esta oración después de mi” o “si quieres ser salvo pídele a Cristo que entre en tu corazón” NO HAY NADA DE ESTO EN LA BIBLIA.

Además Cristo no vive en el corazón, porque recordemos que Cristo está sentado a la diestra de Dios, y él luego de su resurrección y ascensión a los cielos, está junto al Padre en el cielo.

El falso evangelio del decisionismo enseña lo contrario, que tú puedes tener a Cristo en tu corazón. Algunas personas piensan que son cristianos porque tienen a Cristo dentro de su corazón. Algunas personas piensan que son cristianos desde que hicieron una oración pidiéndole a Cristo en su corazón. Algunas personas creen que son cristianos porque tomaron “su decisión”. Algunas personas dicen: “Soy cristiano porque Cristo vive en mi corazón” ¿En qué parte de la Biblia dice que Cristo resucitado en cuerpo glorificado se hace chiquito para entrar en el corazón del pecador?

Lo que la Biblia dice lo contrario, dice que:

Dios abre el corazón del hombre como sucedió con Lidia. (Hechos 16)

Una vez que Dios abre el corazón del hombre saca el corazón sucio del hombre. (Ezequiel 36:26)

Una vez que Dios saco el corazón sucio del hombre, pone un nuevo corazón de carne. (Ezequiel 36:26)

Una vez que Dios pone un nuevo corazón de carne pone también el Espíritu de Cristo para que more en ese nuevo corazón. (Ezequiel 36:27)

Cuando 2 Co 13:5 dice que “Jesucristo está en vosotros” está hablando del Espíritu de Cristo, es decir, del Espíritu Santo.

No es Cristo resucitado el que está en tu corazón, es el Espíritu de Cristo el que está en tu corazón. Y el Espíritu de Cristo es el Espíritu Santo.

Esto lo podamos ver en:

Rom 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el ESPÍRITU, si es que el ESPÍRITU DE DIOS MORA EN VOSOTROS. Y si alguno no tiene el ESPÍRITU DE CRISTO, no es de él.  

Rom 8:10 Pero SI CRISTO ESTÁ EN VOSOTROS, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, más el espíritu vive a causa de la justicia.  

Rom 8:11 Y si el ESPÍRITU de aquel que levantó de los muertos a Jesús MORA EN VOSOTROS, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su ESPÍRITU QUE MORA EN VOSOTROS. 

En otros textos:

1 Corintios 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

Romanos 5:5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

¿No te das cuenta que Cristo esta en ti a través del Espíritu Santo? Si es así tú seguirás confiando en Cristo. Porque el Espíritu Santo que mora en ti, te preservará hasta el fin. La misma fe con la que viniste a los pies de Cristo es la misma fe con la vives hasta el día de hoy.

Todo cristiano verdadero ha experimentado esto. Dios abrió tu corazón, quito tu corazón de piedra endurecido y sucio por el pecado, y puso un nuevo corazón en donde ahora habita el Espíritu Santo. Si eres cristiano, ya tienes un nuevo corazón, y en ese corazón habita el Espíritu Santo o Espíritu de Cristo, que es lo mismo. Es lo que en teología se conoce como “Nuevo Nacimiento” o “Regeneración”

“Preguntemos a nuestras almas; somos cristianos verdaderos o somos engañadores. A menos que CRISTO ESTÉ EN NOSOTROS POR SU ESPÍRITU, y el poder de su amor, nuestra fe está muerta, y aún estamos reprobados por nuestro Juez.” (Matthew Henry)

“Cristo… de una manera especial y espiritual, POR SU ESPÍRITU y la gracia; el Padre le revela en su pueblo, como el fundamento de su esperanza de gloria; él mismo entra y TOMA POSESIÓN DE SUS CORAZONES EN LA CONVERSIÓN, comunica su gracia, y se manifiesta a sí mismo, Y SE FORMA ALLÍ POR SU ESPÍRITU; sus gracias se implantan, su imagen está grabado, SU ESPÍRITU SE PONE DENTRO DE ELLOS, y él mismo mora por la fe; y esto a su solicitud se encuentra para ser el caso de los corintios.” (John Gill – Pastor Bautista)

Los frutos son la prueba

Al cristiano no se le reconoce por lo externo, sino por lo interno. Al cristiano se le reconoce no por sus obras que haga aquí, sino por sus frutos. Y la mejor manera de examinar es vernos a nosotros mismos, y examinarnos para saber si estamos dando frutos de una verdadera conversión. Toda persona que dice ser cristiana debe hacerse un autoexamen. Debes hacerte un examen de conciencia para mirar dentro de ti mismo y reconocer en tu propia alma, para ver si hay alguna evidencia de que Cristo está en ti.

La carta de 1 Juan es para muchos la carta del autoexamen, sobre todo el primer capítulo.

Jn 1:5

Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

Dios es Santo. Si tú eres tentado porque todavía hay un elemento de maldad en ti, que es atraído a la maldad. Dios no tiene maldad en él. Dios no puede atraer la maldad hacia ti. El Espíritu Santo que mora en ti no es un imán que atrae la maldad a tu vida. DIOS ES LUZ.

1Jn 1:6

Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;

Si decimos que somos cristianos y estamos en tinieblas estamos mintiendo. Si decimos que tenemos comunión con Dios, que somos cristianos, y sin embargo caminamos en tinieblas, somos mentirosos. Si decimos que somos cristianos, pero nuestro estilo de vida contradice lo que Dios dice su Palabra acerca de su voluntad para nosotros, somos mentirosos. Si decimos que somos cristianos, pero nuestra forma de vivir todos los días contradice la Santidad de Dios, somos mentirosos. Si decimos que somos cristianos, pero nuestra forma de ser, nuestro carácter se contrario a los mandamiento de Dios, somos mentirosos.

1Jn 1:8

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

Una de las evidencias de que eres cristiano es que eres sensible al pecado. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste un lamento amargo después de pecar? ¿Cuándo fue la última vez que Dios te humillo después de pecar? ¿Tiemblas ante Dios después de pecar?

Una de las evidencias de que eres un verdadero cristiano, no es únicamente que te arrepentiste en el momento que creíste en Cristo en tu conversión. Una de las evidencias de que eres un verdadero cristiano, es que sigues arrepintiéndote de tus pecados, vives una vida en completo arrepentimiento para con Dios. Arrepentirse todos los días no significa vivir culpable delante de Dios. Cristo en la cruz ya pago la multa, ya no somos culpables, ahora somos inocentes por causa de su sangre derramada en la cruz. Pecar debe ser para ti algo horrible, algo que debes odiar en tu vida. ¿Al pecar sientes un dolor amargo en el corazón, sientes que tiemblas ante la Santidad de Dios? Arrepentirte todos los días es confesar tus pecados todos los días después de pecar. Desde que tuviste conciencia de tu conversión, ¿tienes algún pecado no confesado delante de Dios? Si es así, no sé qué estás esperando para confesarlo en oración ante Dios. Confiesa tu pecado no confesado porque ese pecado no confesado que te parece algo insignificante será expuesto en el día del juicio.

Y no es únicamente que creíste en el momento de conversión. Se trata de que sigas creyendo en Cristo hasta el día de hoy. Se trata de que a pesar de las pruebas, las luchas, las tentaciones, las aflicciones, tú sigues creyendo en la vida eterna, en el cielo, en la resurrección después de tu muerte.

1Jn 2:3 

Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.

¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. Nosotros sabemos que conocemos a Dios porque obedecemos sus mandamientos. Puedes estar seguro de que conoces a Dios solo si es que estás obedeciendo sus mandamientos. Solo si obedecemos los mandamientos de Dios, podemos estar seguros de que hemos llegado a conocerlo. ¿Esto significa que nunca más voy a pecar? No. Esto significa que en tu vida diaria vas a tener el deseo ferviente en cumplir fielmente los mandamientos, y este deseo te llevará a la acción de cumplirlos.

1Jn 2:9 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad. Si alguno dice que es cristianos, pero odia a otro miembro de la iglesia, en realidad vive en una gran oscuridad. Si tú dices que conoces a Dios, pero no demuestras que amas a otros creyentes y no deseas tener compañerismo con ellos, estás perdido. Amas estar con personas que aman a Dios, le sirven y le alaban o prefieres estar en compañerismo con las personas que no conocen a Dios. Si prefieres tener compañerismo con las personas del mundo déjame decirte que estás en tinieblas.

1Jn 2:15

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Si eres cristiano no vas a desear ser como los pecadores del mundo, ni tampoco hacer lo que ellos hacen. Quienes lo hacen, no aman a Dios el Padre. No ames este mundo ni las cosas que este mundo te ofrece, cuando amas al mundo, los que aman al mundo es porque no tienen el amor del Padre en ellos. ¿Qué es el mundo? El mundo es todo que hay en la tierra que contradiga los atributos y la voluntad de Dios. Alguien que dice que es cristiano pero escucha la música del mundo, el amor del Padre no está en él. Preguntante: ¿La música que escuchas, las palabras que se dicen en la canción es conforme a la Biblia o contradice de alguna manera a la Biblia? Algunos piensan que son cristianos, pero en el mundo, se ríen de los chistes del mundo, se deleitan en los chistes rojos o mal llamados “chistes cristianos” donde se toma el nombre de Dios en vano. Si tú eres cristiano debes aborrecer la música del mundo. Si tú eres cristiano debes aborrecer cualquier palabra vulgar que oigas y que haiga en tu corazón.

Pregúntate ¿Cómo voy a amar al mundo que crucifico a Cristo?

Cristo murió en una cruz para rescatarnos del pecado, para sacarnos de este mundo sin que dejemos este mundo. Murió por todos nuestros pecados para liberarnos de la esclavitud del pecado, de la justa Ira de Dios, y de la condenación eterna en el infierno.

A todos nos hace bien examinarnos. Debemos examinar nuestra vida a la luz de las Escrituras. Si nos hemos arrepentido y creído en Jesucristo verdaderamente entonces este autoexamen nos dará consuelo y confianza de saber que estamos en Cristo. Pero si aún no hemos obedecido al llamado del Evangelio que dice que debemos arrepentirnos de nuestros pecados y creer en Jesucristo, haría bien para nuestra alma no obedecer ni rechazar al mensaje del Evangelio, que nos demanda arrepentimiento y fe para ser salvos. Sin arrepentimiento y fe no habrá salvación. Solo en Cristo hay salvación, solo por gracia seremos salvos por medio de la fe en el sacrificio de Cristo en la cruz y en su resurrección. Examinémonos.

Gracia y paz.