Por Isaac Villalobos Pérez

 “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;” II Corintios 11:3,4.

El decir a las personas, “Dios te ama”, “Él tiene un plan maravilloso para ti”, etc. Eso no es evangelismo bíblico. Déjenme darles algo para poner en su lugar. Dios va con Moisés y le dice esto. Éxodo 34:6,7. “Jehová! Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado;” La reacción de Moisés: Éxodo 3:8. “Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró.”

La evangelización inicia con la naturaleza de Dios. ¿Quién es Dios? ¿Puede un hombre reconocer algo acerca de su pecado si no tiene un estándar con el que puede compararse? No comenzamos con, “Dios te ama y tiene un plan maravilloso.” Comenzamos con un discurso sobre el consejo completo de quien es Dios. Y le decimos desde el inicio que pudiera llegar a costarle su vida. Después de eso tenemos preguntas exploratorias. “¿Oye, sabes que eres un pecador, verdad?”. ¿Te gustaría ir al cielo? Mi estimado amigo, todos quieren ir al cielo. Simplemente no quieren que Dios este allí cuando lleguen. La pregunta no es que si quieres ir al cielo. La pregunta es esta. ¿Quieres a Dios? ¿Has dejado de ser una persona que odia a Dios? ¿Se ha convertido en algo precioso para ti Cristo? ¿Lo deseas?

¿Ve quebrantamiento? ¿Ve la desintegración de todo por lo que ha peleado en su vida, y ahora su mente está lleno de nuevos pensamientos sobre Dios y nuevos deseos y nuevas esperanzas?” “Si, lo veo.” “Señor, eso puede ser los primeros frutos de arrepentimiento. Ahora, entregue su vida a Cristo. Confíe en El. Confíe en El.”

Tienes la autoridad de explicarles como pueden ser salvos y tienen la autoridad de enseñarles los principios bíblicos de certeza en su salvación. Pero no tienen la autoridad de decirles que son salvos. Eso es la obra del Espíritu Santo de Dios.

La doctrina del cristiano carnal ha destruido más vidas y ha enviado a más gente al infierno. ¿Luchan con el pecado los cristianos? Sí. ¿Puede caer en pecado un cristiano? Por supuesto. ¿Puede vivir un cristiano en un estado continuo de carnalidad todos los días de su vida, sin producir fruto, y realmente ser un cristiano? Por supuesto que no, o cada una de las promesas del Antiguo Testamento con respecto al nuevo pacto del Nuevo Testamento ha fallado y todo lo que Dios dijo sobre la disciplina en Hebreos es una mentira. Un árbol es conocido por su fruto.

Predicar no es un espectáculo y después te regresas al hotel! No, después de predicar es cuando el trabajo comienza! Tratar con almas. La gente se para al frente en las reuniones. Son aconsejados por personas que no deberían de estar aconsejando. Se les da cinco minutos. Rápidamente, se le da la tarjeta al pastor, y el pastor dice, “Quisiera presentarles un hijo nuevo de Dios. Denle la bienvenida a la familia de Dios”.

¿Cómo te atreves?! Si lo vas a presentar, di esto: “Esta noche, este hombre ha hecho una profesión de fe en Jesucristo. Y porque nuestro temor de Dios, y nuestro amor por las almas de los hombres, ahora vamos a estar trabajando con él para asegurarnos que Cristo realmente ha hecho un trabajo en él Que verdaderamente tiene un entendimiento bíblico del arrepentimiento y la fe, la gran certeza, y el gozo en el Espíritu Santo. Eso es lo que vamos a hacer.” LAS INVITACIONES SIN FUNDAMENTO BÍBLICO, LLEVAN AL INFIERNO.