nacerdenuevo

Por Miguel Rodriguez

Nacer de nuevo es también llamada la doctrina bíblica del Nuevo Nacimiento o la Regeneración. Es una de las doctrinas básicas del Cristianismo, por no decir la más importante. Sin embargo, en el día de hoy, hay miles de personas que están dentro de alguna congregación “cristiana” y no saben que es nacer de nuevo. Si hiciéramos una encuesta a aquellos que dicen ser cristianos y les preguntáramos: “¿Cómo fue tu conversión?, la gran mayoría daría una respuesta que no es bíblica, otros no sabrían que decir, y otros se ofenderían con la pregunta. Por eso, es importante que todo cristiano conozca que significa nacer de nuevo.

El nuevo nacimiento no es una reforma moral que haga el hombre exteriormente, no es empezar a tener una buena educación, es la creación de un hombre nuevo. Es un engendramiento divino (Santiago 1:18). Es un nacimiento del Espíritu (Juan 3: 6).

Nacer de nuevo significa un cambio completo del corazón y del carácter del hombre, esto se produce por el Espíritu Santo, cuando se arrepiente, cree en Cristo, y se convierte en un verdadero cristiano. Es un cambio que con frecuencia se habla en la Biblia.

En otras palabras, nacer de nuevo es un milagro de Dios, es una obra sobrenatural de Dios, que proviene del Espíritu de Dios, y no es producto de la “decisión” del hombre ni de su libre albedrío. En el nuevo nacimiento, Dios cambia nuestro corazón de piedra cuando estábamos muertos en nuestros pecados, y nos da vida poniendo un nuevo corazón en donde habite su Espíritu, el Espíritu Santo, es lo que se conoce como la primera resurrección.

Matthew Henry en su comentario de Juan 3 dice:

“Nacer de nuevo es un cambio grande hecho en el corazón del pecador por el poder del Espíritu Santo. Significa que algo es hecho en nosotros y a favor de nosotros que no podemos hacer por nosotros mismos.” Matthew Henry

Nacer de nuevo es un cambio del corazón

En Ezequiel se le llama quitar el corazón de piedra y dar un corazón de carne,  dar un nuevo corazón, y poner dentro de un espíritu nuevo.

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,” Ezequiel 11:19; “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” Ezequiel 36:26

Dios quita el corazón de piedra endurecido por el pecado. Dios nos da un nuevo corazón y pone un Espíritu en nuestro nuevo corazón. El espíritu que ha puesto en nuestro corazón, es el Espíritu Santo. Cuando una persona tiene un corazón de piedra, no le duele pecar, lo disfruta. Cuando una persona tiene un nuevo corazón de carne, le duele pecar, odia el pecado, y cuando pecado se arrepiente y lo confiesa a Dios, creyendo en el perdón de Dios, mediante la obra de Cristo en la cruz.

“Es un cambio grande hecho en el corazón del pecador por el poder del Espíritu Santo. Significa que algo es hecho en nosotros y a favor de nosotros que no podemos hacer por nosotros mismos.” Comentarios Matthew Henry

Nacer de nuevo es arrepentirse y convertirse

En Hechos se le llama el arrepentimiento y la conversión.

“Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados” Hechos 3:19 NTV

Nacer de nuevo implica arrepentirse de todos los pecados que hayas cometido. Arrepentirte no es lamentarte de lo que hayas hecho y volver a hacer más adelante. Arrepentirte es arrepentirte de tu pecado, porque tu pecado le ha ofendido a Dios. Arrepiéntete delante de Dios, pídele perdón por tus pecados, y cree en el perdón de Dios. Cree que Cristo pago en la cruz, con su muerte, el perdón de tus pecados

Si has nacido de nuevo, tú naciste de nuevo, el día que te arrepentiste de tus pecados y creíste en Jesucristo. El día que entendiste el Evangelio, ese día naciste de nuevo.

Nacer de nuevo es resucitar de entre los muertos

En Romanos, Efesios  y 1 Juan dice que resucitamos de entre los muertos.

“personas que han muerto y han resucitado” Romanos 6:13 PDT

Hemos “vuelto de la muerte a la vida” Romanos 6:13 BAD

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,” Efesios 2:1

“Antes, ustedes estaban muertos para Dios, pues hacían el mal y vivían en pecado” Efesios 2:1 TLA

“hemos pasado de muerte a vida” 1 Juan 3:14

“ya no estamos muertos, sino que ahora vivimos” 1 Juan 3:14 BLS

Estábamos muertos en vida. Físicamente estábamos vivos, pero espiritualmente estábamos muertos. Dios nos dio vida entre los muertos, nos dio una nueva vida que es espiritual. Cuando estábamos muertos para Dios, hacíamos el mal y vivíamos pecando. Ya no estamos muertos espiritualmente, ahora estamos vivos espiritualmente. Ahora, que recibimos la vida, nos duele cuando caemos en pecado y lo confesamos a Dios.

Nacer de nuevo es ser una nueva criatura o nueva creación

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17 BAD

Nacer es haber sido lavados en agua pura

En Tito 3:5 dice que Dios lavo, borrando nuestros pecados.

Nos lavó, quitando nuestros pecados, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo. Tito 3:5 NTV

El Padre nos hace nacer de nuevo

“Por la misericordia de Dios, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo” 1 Pedro 1:3 BAD

El Hijo nos hace nacer de nuevo

“Si reconocen que Jesucristo es justo, reconozcan también que todo el que practica la justicia ha nacido de él.” 1 Juan 2:29 NVI

El Espíritu Santo nos hace nacer de nuevo

“Nos lavó, quitando nuestros pecados, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo.*.” Tito 3:5 NTV

Creo que todas estas expresiones vienen a ser lo mismo al final. Todos ellos son la misma verdad, sólo se ve desde diferentes lados. Todos ellos significan que el cambio poderoso y sobrenatural hacia el interior del corazón del hombre, que nuestro Señor llama un “nuevo nacimiento”, y que Juan el Bautista predijo sería especialmente caracterizar reino del Mesías. Él fue a bautizar no con agua literal, sino con el Espíritu Santo.

Ningún hombre puede pertenecer y entrar al reino de Dios a no ser que primero Dios produzca en la persona un nuevo nacimiento.

Amigo lector, ¿Usted, ha nacido de nuevo?