1192

¿Debemos celebrar la Cena del Señor con jugo de uva o vino fermentado?

¿Jesucristo dio a beber a sus discípulos jugo de uva (de la vid) o vino fermentado?

¿Jesucristo les dio jugo de uva o vino fermentado?

La Cena del Señor es una ordenanza que Dios nos ha dejado en su Bendita Palabra para practicarla, y al hacerlo recordamos la obra redentora de Cristo. Sin embargo, muy pocos disciernen acerca de cómo llevar la Cena Señor, es decir, pocas personas han sido instruidas en cuánto a los ingredientes a utilizar en la Cena del Señor. La gran mayoría lo practica de la manera que fueron enseñados conforme a su tradición denominacional, sin examinar o estudiar en la Biblia acerca de la Cena del Señor. Por lo tanto, debemos ir a la Biblia, y que sea la Sola Escritura la que determine como debemos celebrar la Cena del Señor, en este caso sobre el uso de los ingredientes.

Si es que una congregación tiene un evangelio leudado con las corrientes del mundo, lo más probable es que en tal congregación se celebre la Cena del Señor con vino fermentado. Aunque posiblemente haya algunos que lo hacen por ignorancia del tema, porque nunca realizaron un estudio exhaustivo, sistemático y exegético del concepto de vino en la Biblia. Y en otros casos, lo practican con vino fermentado, porque son impulsados por sus deseos pecaminosos de beber alcohol, y no solamente beben vino fermentado en la Cena del Señor, sino en cualquier reunión social.

Los cristianos sabemos que Jesucristo fue perfecto y que cumplió la ley por nosotros, y que Jesucristo no vino a abrogar la ley sino a cumplirla. Es por eso, que Jesucristo al celebrar la Cena de la Pascua lo hizo de acuerdo a la ley, y no conforme al mundo. Debemos de tener claro que Jesucristo nunca violó la ley de Dios, porque si lo hubiera hecho, Él hubiera ido en contra del carácter moral de Dios. Y si Él hubiera desobedecido la ley, entonces, Él habría cometido pecado. Y si Él hubiera cometido pecado ya no sería Dios. Y si Jesucristo no es Dios, Él no podría salvarnos. Y si Dios no nos salva estaríamos completamente perdidos.

Entonces, Jesucristo al celebrar la Cena de la Pascua, hoy llamada Cena del Señor, lo hizo con ingredientes frescos, no fermentados, no leudados, no contaminados. Porque si hubiera dado vino fermentado o pan leudado hubiera hecho pecar a otros, haciéndoles que violen la ley de Dios. Es decir, no sólo hubiera pecado nuestro Señor Jesucristo si no que hubiera hecho pecar a otros.

Luc 22:15 Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!

Luc 22:16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.

Luc 22:17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;

Luc 22:18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.

Luc 22:19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

Luc 22:20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

En Lucas 22:18 dice claramente que fue jugo de la vid, es decir, jugo de uva lo que les dio a tomar a sus discípulos. Este texto de la Biblia confirma lo que mencione al inicio, ya que Jesucristo celebró la Cena de la Pascua conforme a la ley de Dios. Es claro, es jugo de la vid, jugo de uva. Y si no dijera jugo de la vid, sino vino, esto nos llevaría a estudiar a qué clase de vino se refiere si es vino fresco o vino fermentado, y llegaríamos a la misma conclusión: que no fue vino fermentado.

Dios dejo instrucciones claras de cómo celebrar la Cena de la Pascua, y Jesucristo hizo lo mismo, confirmando el cómo debemos realizarlo. En el capítulo 12 de Éxodo está dedicado íntegro a la preparación de la Pascua, y cómo la deberían observar de ahí en adelante. Leamos del versículo 5 en adelante:

 “El animal será sin defecto, macho de un año, lo tomaréis de las ovejas o de las cabras… (v. 7) y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer (8) Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura, con hierbas amargas lo comerán… (v. 14) Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones, por estatuto perpetuo lo celebraréis. (v. 15) Siete días comeréis panes sin levadura; y el primer día haréis que no haya levadura (fermento) en vuestras casas; porque cualquiera que comiere fermentado (leudo) desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel… (v. 19) Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado (fermentado), así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel (20) ninguna cosa fermentada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis pan sin levadura”.

En el idioma original hebreo, la palabra leudado, es la palabra hebrea “kjaméts”, que significa: “fermento, leudado”

Otro el error de algunos, que piensan que cómo este texto forma parte de la ley mosaica, entonces no debería ponerse en práctica. Esa forma de pensar es errónea, porque los cristianos no obedecemos la ley para obtener salvación sino porque ya somos salvos. Jesucristo cumplió está parte de ley al momento de celebrar la Cena de la Pascua, y es el principio que nos ha dejado para realizar la Cena del Señor. Nuestro Señor Jesucristo nos dejó ejemplo de cómo celebrar la Cena del Señor. Por lo tanto, estaríamos contradiciendo a Dios, si nos atrevemos a celebrar la Cena del Señor con vino fermentado. Además, en el momento de realizar la Cena de la Pascua, Jesucristo aún no había sido sacrificado en la cruz, es por eso que cumplió ley al pie de la letra. Por lo tanto, a la luz de la Biblia, Jesucristo celebró la Cena de la Pascua con pan y vino no leudados no fermentados.

Jesús mismo dijo en Lucas 22:18 que no volvería a beber “del fruto de la vid”, algo natural, sin adulterar. El apóstol Pedro dijo en 1 Pedro 1:19, que la sangre de Cristo es preciosa, como un cordero sin mancha ni contaminación. Por tanto, no podríamos representar la sangre preciosa de Cristo sin contaminación con vino contaminado bajo los efectos de la fermentación.

Por esta razón es que los cristianos celebramos la cena del Señor con jugo de uva sin fermentar, pero nunca con vino fermentado ni con alguna  otra bebida fermentada o alcohólica.