2595__41d9f89251b2c

Por MIGUEL RODRIGUEZ

¿Por qué el apóstol Pablo no celebró el nacimiento de Jesucristo?

¿Por qué Pablo no ordeno a los cristianos celebrar el nacimiento de Jesucristo?

¿Será que Pablo estaba negando el nacimiento virginal de Cristo?

¿Será que Pablo tomaba en poco el nacimiento de un Salvador?

¿Porque las personas del mundo celebran la Navidad si no conocen a Jesucristo?

¿Porque algunos cristianos celebran el nacimiento de Cristo, si la Biblia no lo ordena?

No solo Pablo, sino que ningún apóstol celebraron el nacimiento de Jesucristo. Ni Pablo ni Jesucristo dieron el mandamiento de celebrar su nacimiento.

Si Jesucristo no nació un 25 de diciembre, ¿Por qué algunos le celebran tal día? ¿Jesucristo es glorificado en que le adoramos en un día que no nació y en un día que Él no ordenó?

Si decimos que somos cristianos, pero amamos más las tradiciones de los hombres que la verdad de Dios, deberíamos preocuparnos.

De más está decir, que la celebración de la navidad tiene matices y orígenes paganos, asociadas a dioses falsos, y adoptados por Constantino durante el sincretismo ocurrido durante su reinado.

Pero en esta ocasión, no voy a exponer todo el paganismo que involucra la fiesta católica-romana-pagana llamada “Navidad”, sino en saber que Pablo explica que el nacimiento de Jesucristo era con el propósito de redimir a su pueblo.

PABLO  Y EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO

Pablo nunca ordenó celebrar el nacimiento de Jesucristo, sino más bien en recordar su muerte y resurrección, esto se da durante la Cena del Señor (1 Corintios 11:23-34)

Gálatas 4:4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,

¿Será que Pablo negaba la encarnación de Cristo al no celebrar la navidad?

Este texto muestra que no, sino al contrario, que él entendió claramente la encarnación de Cristo. Sin embargo, un mal entendimiento de la encarnación de Cristo, nos podría llevar a pretender adorarle un 25 de diciembre como el día central de la encarnación de Cristo.

Gálatas 4:5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.

¿Será que Pablo tomaba en poco el nacimiento de Cristo?

Este texto muestra que tenía en alto el propósito por el cual vino Cristo, y era redimirnos de la ley, de la ley de Dios que nunca pudimos cumplir, y Cristo la cumple por nosotros para hacernos hijos de Dios, y ser adoptados por el Padre. Y esto era necesario porque antes de ser cristianos éramos enemigos de Dios (Romanos 5:10), y éramos hijos de ira (Efesios 2:3)

Pablo predicaba su muerte, resurrección, exaltación y señorío sobre todo el universo, él no andaba anunciando su nacimiento, sino el propósito por el cual vino a este mundo, que era redimirnos, y salvarnos. Esto no quita el hecho de que nos regocijemos en el nacimiento de Cristo, pero no anunciamos su nacimiento, sino su Evangelio glorioso.

Si buscamos en toda la Biblia, no encontraremos un solo mandamiento para la iglesia ordenando que celebremos el nacimiento de Jesucristo. Es por eso, que si somos bíblicos no deberíamos celebrar la fiesta pagana llamada navidad, ni su nacimiento. Y eso no significa que Pablo y nosotros no valoremos el nacimiento de Cristo, al contrario, para Pablo y para nosotros, el nacimiento de Cristo es el cumplimiento del tiempo que Dios determinó para que Cristo venga a este mundo con la finalidad de redimirnos y ser hechos hijos de Dios por la gracia irresistible de Dios, por medio de la fe en Cristo.

Entonces, la razón por la que Pablo no celebró ni ordenó a los cristianos celebrar el nacimiento de Jesús es porque era algo que Dios no había ordenado. Pablo, y al igual que nosotros los cristianos, no deberíamos dejarnos llevar por las tradiciones de los hombres disfrazadas de cristianas. Esto no significa que todos aquellos que celebran la navidad sean falsos cristianos, ya que hay cristianos verdaderos que lo celebran, por desconocimiento del tema, y por desconocer el principio regulador de la adoración.

“Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo:” Colosenses 2:8