El Señor ha fijado su trono en los cielos y su realeza todo lo domina. (Salmos 103:19)

Dios gobierna todas las cosas inanimadas en el mundo, tales como la tierra, el aire, el fuego y el agua. Pero El también gobierna a los animales, a los hombres y a los ángeles En primer lugar, Dios controla a los animales. Esto es claramente enseñado en la Biblia.

  • En Génesis 6:20 leemos que antes de que Dios enviara el diluvio sobre la tierra, Él hizo que dos animales de cada clase entraran al arca de Noé. Estos animales fueron controlados por Dios. En Éxodo capítulo ocho tenemos una descripción de las plagas que Dios envió sobre la tierra de Egipto. Leemos acerca de cómo las ranas salieron del río Nilo y entraron al palacio del rey y las casas de sus siervos. Dios incluso hizo que las ranas entraran en las camas de los egipcios, y aún dentro de sus hornos (lugares donde las ranas comúnmente no entran). Muchas moscas invadieron también la tierra de Egipto, pero no se acercaron a ninguno de los lugares donde el pueblo de Dios se encontraba. Enseguida, Dios hizo que se enfermara el ganado de los egipcios, pero nada del ganado perteneciente al pueblo de Dios se enfermó. Vemos corno Dios tuvo el control de estos animales en todo tiempo. En 1 Reyes 17:2-4 leemos que Dios dijo a su profeta Elías que se fuera a vivir cerca de un arroyo en donde unos cuervos le alimentarían. Los cuervos llevaron la comida al siervo de Dios en lugar de comérsela ellos mismos. Hay muchas otras historias como éstas en la Biblia que demuestran que Dios controla a los animales. Por ejemplo, Dios cerró la boca de los leones cuando su siervo Daniel fue puesto en el foso de los leones; Dios hizo que un gran pez tragara a su siervo Jonás, y luego cuando Dios quiso, este pez lo vomitó en tierra seca. Así que sin lugar a dudas, es verdad que Dios controla a los animales. Ellos hacen exactamente lo que Él les manda hacer.
  • En segundo lugar, Dios controla no sólo a los animales sino también a los hombres. Aunque esto sea algo muy difícil de aceptar, deseo que comprendan que ésta es la verdad. Porque hay dos alternativas, o Dios tiene el control de todo o alguien más le controla a Él. Del mismo modo, es la voluntad de Dios la que siempre se cumple o es la voluntad de los hombres. Ahora, ¿cuál de estas alternativas es la verdad? Es cierto que muchas personas odian a Dios, pero esto no significa que El no pueda usarlos como sus instrumentos cuando Ello deseé. No es suficiente decir que Dios puede detener los efectos malos de lo que las personas malvadas hacen. Tampoco basta simplemente decir que algún día Dios castigará a los malos por sus pecados. Dios es tan grande que cada cosa que las personas más malvadas hacen está enteramente bajo su control. De hecho, las personas malas en realidad hacen lo que Dios ha dicho de antemano que ellos harían, aunque la persona mala no se dé cuenta de ello. Esto es exactamente lo que sucedió con Judas, el hombre que entregó a Jesucristo en manos de aquellos que lo odiaban. ¿Podría alguien ser más malo de lo que fue Judas? Así que, si Judas estaba haciendo aquello que Dios había decidido que hiciera, entonces no es difícil creer que todas las personas malas están igualmente haciendo lo que Dios había dicho que tenía que suceder. No queremos argumentar sobré este asunto, sino sólo queremos ver lo que la Biblia dice. En Hechos capítulo 17:28 leemos que en Dios vivimos y nos movemos y somos. Esto fue dicho por poetas griegos que no eran creyentes y cuyos discípulos se burlaron de la idea de que Jesús resucitara de la muerte. Pero parece que aún lo hecho por estas personas estaba bajo el control de Dios. De Proverbios 16:9 aprendemos que la gente hace sus propios planes para su vida, pero son los planes de Dios los que en realidad se cumplen: “EI corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos.” La historia del rico insensato en el Nuevo Testamento (Luc.12:16-21) muestra que tan cierta es esta afirmación. Nos habla de como un hombre planeaba construir grandes graneros donde guardaría toda la cosecha que levantara. El planeaba disfrutar su vida, pero Dios había determinado algo diferente, y fue el plan de Dios el que se cumplió. Dios declaró que aquel hombre necio moriría esa misma noche y así ocurrió. Nunca es correcto decir que las personas puedan actuar en contra de la voluntad de Dios: Tan sólo piense en los siguientes pasajes de la Biblia: Job 23:13 dice: “Pero si él determina una cosa, ¿Quién lo hará cambiar? Su alma deseó e hizo.” Proverbios 21:30 dice: “No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo contra Jehová”. Isaías 14:27 enseña que aquello que Dios ha determinado, no puede ser alterado por nadie: “Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿Quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿Quién la hará retroceder?” La Biblia enseña claramente que las acciones de cada persona, sean buenas o malas, son controladas por el Dios soberano. Los hombres pueden pensar que ellos son más fuertes que Dios, rebelándose quizás contra El, pero Dios se ríe de su debilidad y de su necedad. El es tan poderoso que puede destruirlos fácilmente en el momento en que El quiera.
  • Tercero, Dios controla también a los ángeles. Ellos son mensajeros de Dios. Escuchan lo que Dios dice y hacen lo que El les manda. Aún los ángeles malos obedecen a Dios. Satanás mismo está completamente bajo el control de Dios. Hasta que Dios le permitió hacerlo, Satanás fue incapaz de tocar a Job En Mateo 4:11 leemos que Jesús le dijo a Satanás que se fuera y éste inmediatamente le dejó. En el fin del mundo, Satanás será lanzado en el lago de fuego que ha sido preparado para él y sus ángeles.

Dios reina. El controla todo, las cosas inanimadas, los animales, las personas y los ángeles, incluyendo a Satanás mismo. No puede suceder nada en todo el universo a menos que Dios haya determinado que acontezca. Aquellos que confían en un Dios tan grande, tienen paz en sus corazones. Confiar en un Dios soberano da un sentido de seguridad lo cual fortalece la fe. No es la casualidad, ni la “mala suerte”, ni el hombre, ni Satanás quienes gobiernan al mundo. Es el Dios todopoderoso quien gobierna por su buena voluntad y para su propia y eterna gloria.

TEXTOS BÍBLICOS:

  1. Yo sé que el Señor es grande, que nuestro Señor supera a todos los dioses. Todo lo que quiere lo hace el Señor, en los cielos y en la tierra, en los océanos y en todos los mares. (Salmos 135:5-6)
  2.  Vuelvan a ti, Señor y Dios nuestro la gloria, el honor y el poder, pues tú lo mereces. Tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. (Apo. 4:11)
  3. Por Ella se hizo todo, y nada llegó a ser sin Ella. Lo que fue hecho (Juan 1:3)
  4. Nuestro Dios está en los cielos, él realiza todo lo que quiere. Sus ídolos no son más que oro y plata, una obra de la mano del hombre. Tienen boca pero no hablan, ojos, pero no ven, orejas, pero no oyen, nariz, pero no huelen. Tienen manos, mas no palpan, pies, pero no andan, ni un susurro sale de su garganta. ¡Que sean como ellos los que los fabrican y todos los que en ellos tienen confianza! ¡Casa de Israel, confíen en el Señor, él es su socorro y su escudo! ¡Casa de Aarón, confíen en el Señor, él es su socorro y su escudo! ¡Los que temen al Señor, confíen en el Señor, él es su socorro y su escudo! El Señor no nos olvida, nos bendecirá: bendecirá a la casa de Israel, bendecirá a la casa de Aarón, bendecirá a los que temen al Señor, tanto a los pequeños como a los grandes. Que el Señor los haga crecer a ustedes y a sus hijos. ¡Que el Señor los bendiga, el que hizo los cielos y la tierra! (Salmos 115:3-15)
  5. Y también leemos: Tú, Señor, en el principio pusiste la tierra sobre sus bases, y los cielos son obra de tus manos. (Heb 1:10)
  6. Todo viene de él, por él acontece y volverá a él. A él sea la gloria por siempre. ¡Amén! (Rom 11:36)

Referencias: 

  • Extracto del Libro “La Soberanía de Dios”, Autor: A.W. Pink, Cap 3, Pág 10 – 12