INTRODUCCIÓN

En el año 2016, Philippe Ariño, miembro actual del catolicismo romano, escribió su libro: “La homosexualidad en verdad: romper, por fin el tabú”, lo que trajo la condena moral por parte del Vaticano. Nunca estaremos de acuerdo con Roma por ser la secta más peligrosa en atentar contra el Evangelio de Jesucristo, pero su reacción no era para menos, porque este libro promueve abiertamente el homosexualismo.

Ahora bien, en Agosto del presente 2017, Gregory Coles publicó su libro “Soltero, gay, cristiano”, en el cual da su perspectiva acerca de la homosexualidad, según, el propio autor, su libro incluye sus experiencias homosexuales antes de su aparente conversión, tuvo una reacción distinta por parte de algunos prominentes líderes del movimiento evangélico.

Entre algunas opiniones de aquellos que leyeron el libro y lo recomiendan:

“Este es un libro, en donde cada cristiano -especialmente los evangélicos heterosexuales- deben leer para poder aprender a AMAR A NUESTROS VECINOS LGBTQ (HOMOSEXUALES), YA SEAN AMIGOS O HERMANOS Y HERMANAS CRISTIANOS como lo hace Jesús.” (Ronald J. Sider, Seminario Palmer en Eastern University)

“Una contribución sincera a la creciente literatura sobre la VIDA ABIERTAMENTE GAY DE LA FRUCTÍFERA OBEDIENCIA EN LAS IGLESIAS TRADICIONALES.” (Eve Tushnet, autora de Gay and Catholic)

Lo que llama la atención es el apoyo que ha tenido el libro por parte de un teólogo conocido como Donald Carson, quien es uno de los fundadores y actual líder de Coalición por el Evangelio, al decir lo siguiente:

“Este libro es importante… es la historia candente, emotiva, intensamente personal de un JOVEN GAY QUE QUIERE VIVIR SU VIDA BAJO LA AUTORIDAD DEL REY JESÚS y que se niega a aceptar las reconfortantes respuestas ofrecidas por diferentes partes de la cultura… y nos recuerda lo que la sumisión al rey Jesús parece, lo que se siente…” (Donald Carson)
(Para ver la recomendación de Carson, clic aquí: https://www.ivpress.com/single-gay-christian)

Aunque no debería causarnos sorpresa, ya que en diciembre del 2015, publico en TGC, Ed Shaw partidario del “movimiento del celibato gay”, y autor de un libro referente al tema, dando lugar a como TGC estaba en alguna manera aprobando el concepto de ser cristiano y gay a la vez (Para ver el post, clic aquí: https://www.thegospelcoalition.org/article/godliness-is-not-heterosexuality)

¿QUÉ DIRÍA EL APÓSTOL PABLO SOBRE ESTE NUEVO CONCEPTO DEL “CRISTIANO GAY”?

Seguramente diría a Roma y a los de TGC y partidarios del movimiento “cristianos gay”:

¿Han perdido toda la sensibilidad al Dios viviente ya Jesucristo, tu Rey? ¿Acaso no tienen al Espíritu Santo de Dios? ¡Qué incoherente es llamarse hijo de Dios, y sin embargo, tener el Nombre del Santo Hijo de Dios profanado por aquellos que tienen deseos incontrolables y lujuria por los miembros de su propio sexo! ¡Esto es contra la naturaleza, y una burla al Dios Vivo!

Hace un siglo atrás nadie se hubiera atrevido a usar este término de “cristiano gay” por ser incoherente y contradictorio pensar que esta impureza sexual, tiene comunión con el cristianismo. Es lamentable que algunos que profesan el cristianismo estén aceptando e introduciendo en la iglesia, la terminología de “cristiano gay”.

Carson que en el pasado, posiblemente haya sido de ayuda para algunos hermanos, con sus libros de teología, hoy su posición no clara acerca del homosexualismo deja mucho que desear. Y está siendo de tropiezo para otros hermanos débiles en la fe. Un mal concepto acerca de la tolerancia lo llevó a defender a C.H. Mahaney y sus miembros líderes cuando salió a la luz el abuso a niños en el ministerio Sovereign Grace Music, y ahora, su mal concepto acerca de la tolerancia, está llevando a tolerar el “cristianismo gay” en la iglesia y permitir que la homosexualidad permanezca en la Iglesia. Eso no es tolerancia ni amor. El papel de la iglesia es mostrar con amor la verdad de Dios practicando la misericordia de Dios a los pecadores sexuales, mostrándoles su condición delante de Dios y la manera como ser libre de dicho pecado, y ser una nueva criatura. Si hemos entendido el Evangelio, debemos entender que el amor verdadero no permite que la corrupción entre en la Iglesia.

Hoy día muchos serán manipulados por TGC para abrazar el “cristianismo gay” basado puramente en la súplica emocional de los gays una falsa tolerancia. Para ellos, los gays no son pecadores sino víctimas de la sociedad e incluso de los cristianos por no aceptarlos como son.

El cristiano gay es una combinación errónea, incluso podría considerarse una palabra blasfema. Porque no existe ninguna semejanza entre un cristiano y un gay. Estas identidades no pueden ser unidas correctamente. Es totalmente imposible. Es contradictorio que alguien diga ser un cristiano gay viviendo bajo la autoridad del Rey Jesús. Porque si verdaderamente estuviera viviendo bajo la autoridad del Rey Jesús, es porque antes dejo de ser gay.

Si empezamos a aceptar el término de “cristiano gay”, pronto se aceptará en la iglesia término como “cristiana lesbiano”, “Cristiano transexual”, ” Cristiano bisexual”, incluso aunque suene descabellado, “cristiano zoófilo”, “cristiano prostituto”, “cristiano pederasta”, etc.

NO SEAMOS MANIPULADOS POR TGC

No seamos manipulado por los engaños de TGC y su posición sobre el “cristianismo gay”, por muy académicos y conocedores de teología que sean, eso no es suficiente para pensar que todo está bien entre ellos. Apoyar el “cristianismo gay” no es amar a Dios, ni es amar al Cuerpo de Cristo. Es casi impensable que un líder manipulara el Cuerpo de Cristo diciendo a la Iglesia que los “cristianos homosexuales” son sometidos a Jesús como Rey como lo hizo Carson en su apoyo a Gregory Coles. Nadie puede ser sometido a Jesús como Rey y traer tal impureza. ¡Dios tenga misericordia!

La fusión de poner la etiqueta de “gay” ante el nombre de Cristo es gravemente ofensiva. Nadie hoy oye la palabra “gay” en el mundo occidental y evoca la alegría como era la definición históricamente. ¿Qué imagen aparece en la mente cuando la gente oye “gay”? ¿Cuáles son las típicas caricaturas de lo que la gente ha visto de homosexuales y lesbianas, particularmente en los desfiles de orgullo gay o de normalizar la homosexualidad a través de programas de televisión y películas semanales? Cuando pensamos en “gay” pensamos en la actividad de sexo homosexual o lesbiano. Vemos el beso furtivo en la pantalla, las miradas robadas, la orgía llena de drogas y saliendo de debajo de las sábanas a la mañana siguiente. Cuando pensamos en “gay” pensamos en los estereotipos de diseñar hombres y mujeres atléticas y literatura gótica; pero, NO PENSAMOS de fidelidad “cristiana”, ni pensamos en Cristo mismo.

¿Qué clase de asalto es esto sobre las mismas personas que verdaderamente se han arrepentido de la homosexualidad y la atracción por el mismo sexo, la gente NUNCA querría la etiqueta “gay” antes de Cristo o su propia identidad? Muchas de estas personas no son conocidas como ex pecadores homosexuales porque realmente han abrazado una nueva vida en Cristo. Es realmente ofensivo para verdaderos convertidos es-gay que ahora haiga una propuesta para permitir que la Iglesia sea infiltrada por “cristianos homosexuales” que traigan la celebración de sus distorsionadas atracciones de homosexuales y lujuria como parte de su identidad y la casen con nuestro Rey. Estos llamados líderes cristianos, como Carson y otros más que su sumarán a él, no están dirigiendo a la Iglesia a la santidad, sino arrastrándola a la mundanalidad e impureza sexual.

¿Qué está ocurriendo en la Iglesia en general cuando hay personas muy influyentes como Donald Carson y varios otros teólogos en lugares altos e influyentes que apoyan libros de “cristianos gay”? ¿Qué está pasando en Coalición por el Evangelio cuando su Presidente fundador acepta y aprueba el término “cristiano gay”? Estos líderes están preparando una especie de camino sin retorno para aceptar el “cristianismo gay” en la iglesia. Dios nos guarde de ellos, Dios nos guarde de reducir todos los estándares de ética sexual en la Iglesia. Dios nos guarde de atentar contra la verdadera santidad poniendo a la gente en la esclavitud del pecado.

¿PUEDE UN CRISTIANO SER GAY A LA VEZ?

Ahora, respondiendo a la pregunta del título de este artículo: ¿Puede un creyente ser homosexual? De ninguna manera. La biblia es clara en describir el carácter pecaminoso del homosexualismo, de prohibirlo y condenarlo. Por lo tanto, debemos afirmar con las Escrituras que aquella persona que practica el pecado, incluyendo el pecado del homosexualismo, no puede llamarse un creyente, porque nunca nació de nuevo, no se arrepintió, ni abandonó sus pecados y nunca creyó en Cristo para el perdón de sus pecados. Aunque algunos creyentes puede que sean tentados hacia el pecado homosexual, ya que un verdadero creyente no práctica el pecado, sino que se lo confiesa y se arrepiente, buscando pureza sexual. La Biblia no da lugar a la unión en ser homosexual y ser cristiano. Los que practican el homosexualismo tienen el mismo llamado al arrepentimiento que se hace a toda clase de pecadores, sean adúlteros, ladrones, mentirosos, homicidas, fornicarios, etc. Ellos también pueden ser recibidos por Cristo, pueden obtener el perdón de sus pecados como cualquier otro pecado, pueden ser justificados, adoptados y convertidos en hijos de Dios, y esto se manifestará en una vida cambiada. Ese es el Evangelio, no un mensaje de tolerancia al pecado sino un mensaje de esperanza a todos los pecadores que están muertos en sus delitos y pecados. Solo por el Evangelio, las personas podrán ser salvas de sus pecados. Solo en Cristo hay verdadera libertad de la esclavitud del pecado de homosexualidad y cualquier otro pecado.

por Miguel Rodriguez