Por Miguel Rodriguez

John Piper, uno de los principales representantes del Movimiento Nuevo Calvinismo en este vídeo, da cierta “libertad” para tomar una decisión en si se debe o no se debe celebrar Halloween. Es necesario acerca la advertencia acerca de lo que Piper cree y enseña acerca de esta celebración. 

A continuación el vídeo:

Hay algo verdadero que dijo Piper, al decir que existen 3 posturas dentro del cristianismo respecto al Halloween:

  1. Ocupar todos los esfuerzos en satanizar esta celebración
  2. Participar de esta celebración, porque no la consideran satánica
  3. (Término medio) Hacer una especie de Halloween “cristiano”, vistiéndose de personajes alusivos a la Biblia.

Pero lo preocupante es que Piper dice que está de acuerdo con el primero y con la postura término medio. Es decir, él podría no tener nada que ver con este feriado demoníaco, como también podría celebrarlo disfrazándose de personajes bíblicos.

Piper, Dijo literalmente: “Estoy dispuesto a correr el riesgo de apegarnos a la mundanalidad para ser bíblicamente fieles en el testimonio.” Es decir, Piper tiene toda la disposición de apegarse a la mundanalidad con el fin de dar un buen testimonio. ¿Es eso posible? Considerando que ser bíblicamente fieles en dar testimonio involucra necesariamente ir contra el mundo, no en forma agresiva buscando la persecución en forma adrede, sino que proclamando la verdad del Evangelio al mundo es una forma de ir contra el mundo, con el fin de que Dios redima a las personas través del Evangelio. Entonces, ser bíblicamente fieles al testimonio y apegarnos a la mundanalidad es una abierta contradicción.

En su página web, también se menciona otras publicaciones de otros autores afines a Piper, en donde se menciona frases como:

“Halloween no es una amenaza, sino una oportunidad”

“La cosecha de Halloween es genial”

“Halloween no es el día del diablo, sino el nuestro”

“No hay que llamar al miedo, sino una invitación a la fiesta”

“Esta no es una noche para lamentarse y lamentarse, sino para regocijarse con sonrisas confiadas y dulces en la mano.”

“Halloween es un papel llamativo, para enseñar a nuestros hijos y recordarnos quiénes somos en Cristo.”

Además de esto, finaliza el vídeo inicial en mención, diciendo que respeta a aquellos que no lo celebran y a aquellos que buscan “redimir” el Halloween. Esta última palabra es la que llama la atención. ¿Cómo es eso de buscar “redimir” el Halloween? Y viene la siguiente pregunta:

¿Debemos buscar “redimir” la cultura, tradiciones o celebraciones del mundo?

A primera impresión, la respuesta a la pregunta sería que NO. Sin embargo, hay una falsa doctrina que es enseñada por Piper y otros maestros del Nuevo Calvinismo, llamada “redención cultural”, la cual pervierte el concepto bíblico de la redención.

Nosotros como cristianos no estamos llamados a redimir, es Dios quien redime, y no nosotros. Nosotros estamos llamados a predicar el evangelio, a ser embajadores de Cristo y no a buscar “cristianizar” alguna celebración de este mundo. Nuestro enfoque al hablar de redención tiene que ver con el hombre, por eso somos enviados a predicar el Evangelio, y el Evangelio como el único medio por el cual el hombre puede recibir la redención que viene de Dios.

Para esto, el Evangelio es suficiente, y no debemos buscar adaptarnos al mundo, con el fin de mostrar más claramente el Evangelio, puesto que mensaje y llamado del Evangelio para el hombre es claro y sencillo. Habría que preguntarnos: ¿Pablo buscó redimir la cultura griega o romana? A lo mucho vemos que Pablo usando el areópago, pero no para adaptarse a esa cultura ni para arriesgarse en apegarse a la mundanalidad, sino que lo usó para predicar el Evangelio y nada más. Ni Jesús ni Pablo ni los apóstoles se apegaron a la mundanalidad ni intentaron “redimir” la cultura. Considerando el contexto del siglo I, en Roma, había celebraciones populares culturales como las saturnales, las bacanales, las lupercales, etc., y ninguna de estas buscaron “redimir” los cristianos, mucho menos fueron participes de estas celebraciones del mundo con el fin de apegarse a la mundanalidad para ser “luz” en medio de ellos. Su llamado y misión fue la de predicar el Evangelio y edificar a la iglesia. Eso fue lo que hicieron. Fue tal la convicción que tuvieron los primeros cristianos que nunca pasa por sus mentes apegarse a la mundanalidad ni participar en estas celebraciones de ninguna manera.

Si es que aprobamos y celebramos el Halloween bajo el pretexto de la libertad cristiana, necesitamos urgentemente estudiar el concepto bíblico de la libertad cristiana, no una sino varias veces. Y aun suponiendo que Halloween fuera una celebración completamente licita, hay que considerar lo siguiente:

La escritura dice que no debemos dejarnos dominar aún de las cosas que pudieran ser licitas (1 Corintios 6:12). Si Halloween fuera una celebración lícita, ¿nos vamos a dejar dominar por ella?

La Escritura dice que no todo lo que es lícito nos conviene, que no todo lo que es lícito edifica (1 Corintios 10:23) Si Halloween fuera una celebración licita, ¿nos conviene? ¿nos edifica?

La Escritura dice que en todo lo que hagamos con nuestras acciones o con nuestras palabras, debemos hacerlo en el nombre de Jesús y dando gracias a Dios. Si Halloween fuera una celebración lícita, ¿Podremos decir: “He celebrado Halloween en el nombre de Jesús”? ¿Podremos decir: “Gracias Dios Padre que el Halloween que nos has dejado”?

La Escritura da una advertencia a aquellos que hagan tropezar a otros cristianos. Si Halloween fuera una celebración lícita, y suponiendo que participásemos de ella en alguna manera ¿Podemos estar delante de Dios con la conciencia limpia de que no hemos hecho tropezar a otros hermanos?

En el contexto peruano, la mayoría de iglesias locales afectadas por el evangelicalismo, a pesar de tener un evangelio equivocado, tienen una oposición abierta en contra del Halloween, incluso hasta salen a marchar por las calles. No aprobamos esto de salir a marchar, por no es a lo que Dios nos ha llamado. Pero, me llama la atención que pareciera que tuvieron más discernimiento que otros que tienen supuestamente el evangelio correcto. Y es que los aprueban o dan cierta libertad de celebrar Halloween no proviene de personas que se podría identificar fácilmente como falsos maestros o herejes, sino de personas que en teoría enseñan la doctrina correcta. Y es por eso la razón de este artículo, de tener cuidado con aquellos que se identifican como calvinistas, cuando en realidad son nuevo calvinistas. Y aunque no soy profeta, si esto sigue así, estoy seguro que, con el tiempo, la celebración de Halloween será algo tan normal dentro de lo que se conoce como cristianismo. Es por eso la intención de alertar a la iglesia de Cristo.

Si es que hubiéramos sido llamados a “redimir” la cultura como algunos dicen por ahí, entonces deberíamos salir por todo el Perú, y apegarnos a la mundanalidad con el fin de “redimir”: Halloween, el día de la canción criolla, el día del san Valentín, el día de la madre, el día del maestro, el día del Pisco Sour, el Inti Raymi, la fiesta de la candelaria, la fiesta del señor de los milagros, etc. Pero si no hemos sido llamados a “redimir” la cultura, porque la Biblia no lo ordena ni lo aprueba, entonces no busquemos en ninguna manera hacer estas cosas, y debemos oponernos abiertamente a esta falsa enseñanza de la redención cultural.

Qué Cristo mediante su Santo Espíritu nos dé el discernimiento necesario en este asunto.