El día 15/04 aconteció un incendio en la famosa Catedral de Notre Dame, ubicada en París, Francia. Se sabe hasta el momento que la causa del incendio podría estar vinculado a trabajos de renovación en la aguja del templo de estilo gótico que estaban valorizados en 6 millones de euros. Al no haber muertos, salvo un bombero herido durante los trabajos de apagar el fuego, algo es seguro, que Dios está dando la oportunidad a todos los idolatras para que se arrepientan y se conviertan a Cristo. No veo que la Ira de Dios se haya mostrado en el incendio porque sería una posición extremista afirmar algo así. A mi parecer, lo que veo es su misericordia y una oportunidad para que los católicos romanos se arrepientan de su idolatría, de su falta religión, de creer en un falso cristo y vengan al Cristo de la Escritura.

La catedral, actualmente, le pertenece al gobierno francés, sin embargo, el catolicismo romano lo utiliza para fines propios de su falsa religión. Los cristianos no nos lamentamos por los bienes materiales destruidos, por ser objetos de idolatría, aunque el mundo le llame “arte cristiano” o “cultura cristiana”. Sin embargo, a la luz de las Escrituras, la Catedral desde su construcción fue el centro de la idolatría del catolicismo y en su interior se ha predicado el evangelio de Roma. En vez de lamentarnos por los bienes perdidos, nos lamentamos por las miles de almas que han sido encaminadas al infierno por el falso evangelio romano. Asimismo, tampoco nos alegramos por el incendio, porque no hay motivo razonable para alegrarnos.

Sin embargo, la postura del Movimiento Ecuménico y del Nuevo Calvinismo es una postura de lamento profundo, y se ha hecho una cadena de oración y de solidaridad para con el catolicismo romano, otros incluso han llegado a donar sumas considerables de dinero con el fin de reconstruir la Catedral.

Uno de los más resaltantes líderes del Nuevo Calvinismo, el Sr. Albert Mohler ha sido uno de los que más apoya el sentimiento de lamento por la pérdida de los bienes idolátricos durante el incendio.

Según el neocalvinista Albert Mohler, “La catedral representa el papel central que tuvo el cristianismo en el desarrollo de la identidad europea”.

Pero, es una falta de discernimiento tratar de asociar un templo físico católico romano con él cristianismo verdadero. Ya que el cristianismo no se representa por estructuras de yeso. Además, nunca fue un local de iglesia protestante, desde sus inicios estuvo bajo la cobertura del catolicismo romano, salvo algunos años durante la Revolución Francesa, en que predominó la teología de la razón.

Según Mohler, el estilo arquitectónico de la Catedral “comunicaba la gloria de Dios”.

Esto es una ofensa al Dios verdadero, ni Pablo ni los apóstoles se atreverían a afirmar que un templo donde se predica a un falso jesús pueda comunicar la gloria de Dios. Además, la gloria de Dios no puede ser representada a través de un templo físico ni alguna otra estructura hecho por los hombres.

“y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.” Romanos 1:23

Según Mohler, la catedral fue “un monolito de la fe cristiana, un monumento a la gloria y la trascendencia de Dios… y en su interior se contempló la gloria de Dios.””

Habría que decirle al sr. Mohler que Dios nunca ordeno dedicarle monumentos para ser trascendente o ser glorificado. Dios prohíbe en Éxodo el hacerle imágenes, porque es una forma falsa de adorar a Dios. Se evidencia que Mohler no práctica del Principio Regulador de la Adoración Bíblica. Además, en Roma no se predica el Evangelio verdadero de la gloria de Dios, y desde su construcción hasta el día de hoy se ha predicado solamente el falso evangelio de Roma.

Según Mohler, la catedral fue “un testimonio masivo de la centralidad del cristianismo”

Sin embargo, cuando la Biblia se refiere a “testimonio” se refiere a la predicación del Evangelio, a testificar de Cristo a los oyentes, y no a un edificio hecho por los hombres.

Según Mohler, “debemos lamentarnos por lo ocurrido en Notre Dame.”

Sin embargo, hasta lo expuesto aquí no habría razón para lamentarnos, salvo que hubiera habido muertes civiles, solo en ese caso podrían lamentarnos. Hasta el momento solo hubo un bombero herido durante los trabajos de amenguar el incendio. Ni los santos del antiguo testamento ni los apóstoles se lamentaron cuando los centros de idolatría eran destruidos.

Según Mohler, “la cruz del pináculo de la catedral apuntaba al mismísimo reino de Jesucristo.”

Esto es tomar el nombre de Dios en vano, al afirmar algo que no se encuentra en la Biblia, y atreverse a afirmar algo tan irreverente.

(Para ver las afirmaciones de Mohler, clic aquí: https://albertmohler.com/2019/04/16/history-burning-before-our-eyes-the-tragedy-of-notre-dame-and-the-soul-of-modern-france)

Luego de haber visto algunas incongruencias en las afirmaciones de Mohler se evidencia su apego hacia el Catolicismo Romano, al igual que la mayoría de los prominentes líderes del Nuevo Calvinismo. Sin embargo, nosotros como cristianos, considera que el catolicismo romano es terriblemente malo, al igual que sus edificios y sus objetos de adoración, porque transgreden el segundo mandamiento.

Ojalá que Dios le pueda dar mayor discernimiento a Mohler, acerca de lo verdaderamente representa el Catolicismo Romano, porque hasta el momento no hace sino demostrar su apego hacia Roma, es decir, con esta publicación en su propia página web se evidencia que ha seguido el camino del Ecumenismo.