En el Perú, el 76% (23,7 millones) de personas se consideran de religión católica romana (Según Censo del 2017) Todas estas personas posiblemente nunca hayan examinado su fe a través de las Escrituras, si lo hicieran verían que su religión es contraria a la Biblia. Porque el catolicismo romano enseña que la salvación viene únicamente a través de su iglesia, además se realizan rituales religiosos no ordenados por Dios y afirman que las buenas obras son necesarias para ser justificados por Dios. Además de poner a María al mismo nivel de Jesucristo, entre otras cosas más. Es por eso que los católicos romanos necesitan examinar su fe y su religión para determinar si es que es consistente con la fe verdadera del Evangelio verdadero. Considerando esto, entendemos que millones de católicos peruanos y del Mundo necesitan urgentemente el verdadero Evangelio.

Ahora, con respecto a cómo predicar el Evangelio a los católicos romanos, brindare algunas pautas a realizar durante la proclamación del Evangelio. Cabe señalar que no es una regla a seguir sino sencillos consejos de este servidor:

SE AMABLE:

No debemos buscar discutir en temas no relacionados con él Evangelio, ni busquemos ganar un debate a toda cosa La Biblia dice: “no ser peleadores, sino amables con todos, capaces de enseñar, soportar el mal con paciencia y corregir a los oponentes con delicadeza”.

ORA POR LA SALVACIÓN DEL OYENTE:

Debemos orar para que Dios “les conceda el arrepentimiento que lleva al conocimiento de la verdad”, para que puedan llegar a sus sentidos y escapar de la trampa del diablo, que los mantiene cautivos para hacer su voluntad. Luego de orar, descansar en la Soberanía de Dios. (2 Timoteo 2:24 -26).

USA LA ESCRITURA:

La fe viene por oír la Palabra de Dios, por lo tanto, debemos considerar que las Escrituras debe ser la autoridad para proclamar la verdad, ella nos enseña cómo hacerlo. Debemos explicar la Escritura y evitar narrar nuestras experiencias u otros asuntos ajenos al mensaje central del Evangelio. (Romanos 10:17 y 2 Timoteo 3:16-17)

EXPLICA EL ESTADO DE PECADO:

Explica cómo el pecado ha condenado a todo hombre bajo el justo juicio de Dios, razón por la cual ninguno merece ser salvo ni puede ser salvo por sus propios méritos. (Romanos 3: 10-18; Hebreos 9:27; Ap. 20:14)

PRESENTA EL EVANGELIO:

Explica el Evangelio, el motivo de la muerte de Cristo en la cruz, el poder de Dios en su resurrección y su poder divino para salvar al hombre. (Romanos 1:16; 1 Corintios 15:1-4; Efesios 2:1-10)

PROCLAMA A JESUCRISTO CÓMO ÚNICO CAMINO DE SALVACIÓN:

Debemos proclamar al Señor Jesús como el Salvador que es todo suficiente, y que no hay otro camino para ser salvos. (Hebreos 7:25; Hechos 4:12)

EXPLICA QUÉ SOLO CRISTO ES INFALIBLE:

Narra que ningún hombre o papa es infalible. Pedro (quien los católicos creen que fue su primer papa) admitió que estaba equivocado, solo Cristo es infalible porque es perfecto y sin pecado. Por esta razón solo Cristo tiene la facultad y el poder para perdonar pecados. (Gálatas 2:11-14, 2 Corintios 5:21)

LLAMA AL ARREPENTIMIENTO Y FE:

Explica la necesidad de arrepentirse de lo que han estado haciendo para salvarse, incluidos los sacramentos, el sacrificio de la misa, el purgatorio, las indulgencias, otros mediadores, las buenas obras y el bautismo infantil. Estos anulan la gracia de Dios y niegan la obra completa y suficiente de Cristo. El oyente tiene que conocer que Dios le llama a arrepentirse de sus pescados y confiar en Cristo como único y suficiente Salvador. (Marcos 1:15, Hechos 17:30)

Estas son solo algunas pautas a considerar al momento de predicar el Evangelio a los católicos romanos.