El catolicismo romano enseña que el papa es el sucesor del apóstol Pedro. Dicen que Pedro fue el primer papa designado por Dios. Si el papa fuera el sucesor de Pedro, entonces el papa tendría que parecerse en algo a Pedro. Como veremos a continuación en esta breve comparación entre Pedro y el papa, veremos que no se parecen en nada:

  • Pedro fue un anciano que se sometió a Jesús como la cabeza de la Iglesia (1 Pedro 5: 1; Colosenses 1:18). El papa, en cambio, cree que es la cabeza suprema de la Iglesia con poder universal (CCC 882).
  • Pedro enseñó que nacemos de nuevo a través de la Palabra de Dios viva y permanente (1 Pedro 1:23). Sin embargo, el papa enseña que nacemos de nuevo a través del ritual del bautismo (CCC 1213).
  • Pedro enseñó la salvación es por medio de creer en Jesucristo (Hechos 4:12). El papa enseña salvación sin Jesucristo (CCC 841).
  • Pedro enseñó que la vida eterna es un don de la gracia divina y está asegurada por el poder de Dios (1 Pedro 1:3-5). El papa, en cambio, enseña que la vida eterna se alcanza por méritos u obras y se pierde por el pecado mortal (CIC 2027, 1035).
  • Pedro sabía que Jesús era la Roca (1 Pedro 2:7-8). Sin embargo, el papa se autotitula como la roca (CCC 442).
  • Pedro nos ha advertido de falsos maestros que enseñarían herejías y difamarían la verdad (2 Pedro 2:1-2). Se evidencia que el papa es un falso maestro por su perversión del Evangelio de la gracia (CIC 969, 1129).
  • Pedro era falible (Gálatas 2:11-14). El papa en cambio dice ser infalible (CCC 891).
  • Pedro rechazó la adoración de los hombres (Hechos 10:26). Sin embargo, el papa aprueba la adoración de los hombres hacia el mismo.

Considerando solamente esto, se evidencia que el papa no podría ser el sucesor de Pedro, porque no se parece en nada a Pedro. El papa es un falso maestro y necesita urgentemente el Evangelio.