¿Cómo reacciona el mundo ante el Coronavirus? Actúa con temor, con desesperación. Cae en pánico. Por ejemplo, en algunos hogares no ha llegado el virus, pero viven angustiados y aterrorizados como si el virus ya hubiera llegado a sus vidas. El mundo se deja bombardear por lo que dice el Gobierno, la Prensa y las Redes Sociales. Todos dicen que el Coronavirus es lo peor que existe.

¿Por qué el mundo teme tanto? Por la misma razón que teme al cáncer, al sida o a cualquier enfermedad que causa la muerte. El mundo teme más a la muerte que al contagio del virus. La que les aterra es la muerte que causa el Coronavirus porque no tienen esperanzas para después de la muerte. Pues, saben en su conciencia que después de la muerte viene el juicio de Dios sobre ellos. Hebreos 9:27 “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

¿Hay algo peor que el Coronavirus? El pecado es algo peor. Una eternidad sin Cristo es lo peor que pueda haber. El Coronavirus no es nada en comparación con esto.

EL CRISTIANO NO DEBE TEMER

Nuestro temor no debe ser al Coronavirus, sino a Dios. Nuestra vida no debe girar en torno al temor del “señor” coronavirus, sino en torno al temor reverente hacia Dios. No debemos permitir que la información que hay sobre el Coronavirus nos afecte más que el propio virus. No debemos dejarnos bombardear por todo lo que diga el Gobierno, la Prensa o redes sociales sobre el Coronavirus. Inclusive es algo morboso el estar todo el día con la televisión prendida o en las redes sociales buscando lo que pasa con el Coronavirus minuto a minuto.

¿Qué les pasará a los cristianos durante o después de la pandemia? Algunos cristianos no se contagiarán. Otros adquirirán el virus, pero no morirán. Otros adquirirán el virus y si morirán. Job 2:10 ¿Aceptaremos sólo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo? NTV No significa que Dios quiere el mal para nosotros. sino que debemos aceptar eso que lo vemos como algo malo. Debemos aceptar de Dios el bien y lo que percibimos como malo. En cualquiera de los casos, debemos darle la gloria a Dios

¿Qué pasaría si nos da el virus? Existe la posibilidad de que muramos. Aunque la tasa de mortalidad es mínima a comparación de otros males. Pero, la muerte no es lo peor para el cristiano. Pablo dice que la “muerte es ganancia” (Filipenses 1:21) porque al morir veremos a Cristo cara a cara.

¿Debemos los cristianos temer a la muerte? De ninguna manera porque sabemos que después de la muerte estaremos para siempre con nuestro Señor. Mateo 10:28 “Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. Este virus podrá matar nuestro cuerpo, pero no podrá matar nuestra alma. Si hemos creído en Cristo, tenemos confianza que luego de la muerte viene lo mejor para nosotros. No hay porque temer.

En Isaías 8:12 se nos recuerda: “no temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo.”. No debemos asustarnos ni vivir aterrorizados por esta pandemia. No debemos temer lo que el mundo teme. Y si el mundo teme es porque no tiene a Dios.

En Jeremías 51:46 se nos recuerda: “Y no desmaye vuestro corazón, ni temáis a causa del rumor que se oirá por la tierra; en un año vendrá el rumor, y después en otro año rumor, y habrá violencia en la tierra, dominador contra dominador.”

¿Qué significa que nuestro corazón no debe desmayar? Significa que nuestra mente debe mantener la cordura, no debemos desanimarnos ni temer, en este caso, al Coronavirus. No debemos andar asustados por si nos vaya a dar o no. No debemos ser afectados o influenciados por lo que diga la Prensa o Redes Sociales. Debemos ser guiados por la Palabra de Dios. No debemos de ninguna manera caer en pánico.

Nuestra mente debe tener paz por completo. En Isaías 26:3 dice “Tú les das paz a los que se mantienen pensando en ti porque en ti han puesto su confianza.” PDT. Si hemos puesto nuestra confianza en Cristo, estaremos tranquilos porque la paz de Dios gobernará nuestra mente en este tiempo de incertidumbre para el mundo. Pero, si nuestros pensamientos no están puestos en Dios, vamos a estar turbados igual que el mundo.

Jesucristo dice: “Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.” Apocalipsis 1:18. Vamos a morir el día que Cristo lo decida. Pero, si morimos estaremos con Él por la Eternidad. Y si la muerte nos llega por este virus, que a Dios sea la gloria.

EL NO TEMER NO ES SINÓNIMO DE NEGLIGENCIA

No temer no significa que seamos negligentes en no acatar la cuarentena y las disposiciones del Gobierno. No quiere decir que vamos a salir a la calle como si nada. Debemos seguir las disposiciones del Gobierno con el fin de preservar la vida del prójimo. Pero, no debemos temer al virus en sí.

Algunos piensan: “Yo no necesito ponerme mascarilla y esas cosas, porque Dios me cuida”

Otros piensan: “No necesito cuidarme, porque si me muero iré al cielo, así que para que cuidarme”

Pero, pensar de esa manera es una muestra de poco amor al prójimo. No debemos ser arrogantes e indiferentes al Coronavirus. Debemos cumplir las medidas preventivas del MINSA tanto para cuidarnos a nosotros mismos y sobretodo con el fin de no contagiar al prójimo. No esperemos que Dios baje del cielo para decirnos como cuidarnos, si Dios nos ha dado médicos para este fin.

¿Cuáles son las medidas preventivas? Lavarnos las manos mínimo 20 segundos. Al llegar a casa, debemos cambiarnos de ropa y bañarnos, luego, lavar la ropa con jabón. Desinfectar la suela de los zapatos, usar mascarillas fuera de casa, cubrirnos al toser o estornudar. No saludarse con la mano. Pero estas medidas son solo por precaución, mas no por miedo al Coronavirus.