Skip to main content

Catecismo Bautista Menor – Charles Spurgeon

Catecismo Bautista Menor – Charles Spurgeon

Este catecismo fue editado por Charles Haddon Spurgeon en 1855 basado en el Catecismo Bautista, escrito es 1693 por William Collins y Benjamin Keach, para la enseñanza de la Confesión de Londres de 1689 1. ¿Cuál debe ser el propósito principal del hombre? El propósito principal del hombre debe ser glorificar a Dios, (1 Corintios […]

Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

De las Sagradas Escrituras De Dios y de la Santa Trinidad Del decreto de Dios De la creación De la divina providencia De la Caída del hombre, del pecado y su castigo Del pacto de Dios De Cristo el Mediador Del libre albedrío Del llamamiento eficaz De la justificación De la adopción De la santificación […]

La Teología del Pacto – Miguel Rodriguez

La Teología del Pacto – Miguel Rodriguez

Por Miguel Rodriguez Los bautistas particulares (el término “particular” se uso para referirse a lo que hoy se podría conocer como “reformado”) del pasado, del siglo XVI y XVII creyeron en la Teología del Pacto y su teología está relacionada directamente con la Teología del Pacto. Por lo cual, sería un error que como bautistas […]

32. Del juicio final – Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

32. Del juicio final – Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

1.               Dios ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia por Jesucristo, a quien todo poder y juicio ha sido dado por el Padre.1 En aquel día, no sólo los ángeles apóstatas serán juzgados,2sino que también todas las personas que han vivido sobre la tierra comparecerán delante del tribunal de Cristo3 […]

31. Del estado del hombre después de la muerte – Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

31. Del estado del hombre después de la muerte – Confesión Bautista de Fe de Londres de 1689

1.               Los cuerpos de los hombres vuelven al polvo después de la muerte y ven la corrupción,1 pero sus almas (que ni mueren ni duermen), teniendo una subsistencia inmortal, vuelven inmediatamente a Dios que las dio.2 Las almas de los justos, siendo entonces perfeccionadas en santidad, son recibidas en el Paraíso donde están con Cristo, […]