Skip to main content

Cristo: el Vencedor de Satanás (Génesis 3:15) – Charles Spurgeon

Cristo: el Vencedor de Satanás (Génesis 3:15) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. Génesis 3: 15 Este es el primer sermón evangélico que fuera predicado jamás sobre la superficie de esta tierra. Fue, en verdad, un […]

La Obra del Espíritu en la Nueva Creación (Génesis 1:2) – Charles Spurgeon

La Obra del Espíritu en la Nueva Creación (Génesis 1:2) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Génesis 1: 2. No podemos decir cómo revoloteaba el Espíritu de Dios sobre esa vasta masa acuosa. Es un misterio, pero es también […]

No Debemos Transigir (Génesis 24:5-8) – Charles Spurgeon

No Debemos Transigir (Génesis 24:5-8) – Charles Spurgeon

“El criado le respondió: Quizá la mujer no querrá venir en pos de mí a esta tierra. ¿Volveré, pues, tu hijo a la tierra de dónde saliste? Y Abraham le dijo: Guárdate que no vuelvas a mi hijo allá. Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de […]

La Sangre de Abel y la Sangre de Jesús (Génesis 4:10, Hebreos 12:24) – Charles Spurgeon

La Sangre de Abel y la Sangre de Jesús (Génesis 4:10, Hebreos 12:24) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon “Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.” Génesis 4:10. “A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.” Hebreos 12:24 El primer derramamiento de sangre humana fue un […]

Espinos y cardos (Génesis 3:18) – Charles Spurgeon

Espinos y cardos (Génesis 3:18) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon   “Espinos y cardos te producirá”. Génesis 3: 18. Este no era el castigo que hubiera podido ser pronunciado en contra de Adán. Esta maldición no cae directamente sobre él; mira de reojo y cae sobre la tierra donde él está: “Maldita será la tierra por tu causa”. No es del materialismo […]

 
A %d blogueros les gusta esto: