Skip to main content

Espinos y cardos (Génesis 3:18) – Charles Spurgeon

Espinos y cardos (Génesis 3:18) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon   “Espinos y cardos te producirá”. Génesis 3: 18. Este no era el castigo que hubiera podido ser pronunciado en contra de Adán. Esta maldición no cae directamente sobre él; mira de reojo y cae sobre la tierra donde él está: “Maldita será la tierra por tu causa”. No es del materialismo […]

La Sentencia de la Serpiente (Génesis 3:14-15) – Charles Spurgeon

La Sentencia de la Serpiente (Génesis 3:14-15) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; […]

Las Primeras Palabras de Dios al Primer Pecador (Génesis 3:9) – Charles Spurgeon

Las Primeras Palabras de Dios al Primer Pecador (Génesis 3:9) – Charles Spurgeon

Por Charles Haddon Spurgeon “Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Génesis 3: 9 Será interesante que los miembros de esta Iglesia sepan que fue por medio de un sermón predicado por el señor William Wallis que tenía como base este mismo texto, que mi honorable y venerable predecesor, el […]

¿Cómo Dios viene al hombre? (Génesis 3:8-9) – Charles Spurgeon

¿Cómo Dios viene al hombre? (Génesis 3:8-9) – Charles Spurgeon

“Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?” Génesis 3: 8, 9. “¿Cómo vendrá Dios […]

Un antídoto contra las artimañas de satanás (Génesis 3:1) – Charles Spurgeon

Un antídoto contra las artimañas de satanás (Génesis 3:1) – Charles Spurgeon

Por Charles Spurgeon Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”. Génesis 3: 1. Por supuesto que entendemos que este versículo se refiere a “la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás”. En vez de la palabra “serpiente”, la Versión Samaritana usa: “engañador” o “mentiroso”. […]

 
A %d blogueros les gusta esto: