Skip to main content

El chisme malicioso (Levítico 19:16-17) – Charles Spurgeon

El chisme malicioso (Levítico 19:16-17) – Charles Spurgeon

“No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo sino reprende con franqueza a tu prójimo para que no sufras las consecuencias de su pecado.” Levítico 19:16-17 El chisme malicioso derrama su veneno en tres sentidos: agravia al que habla, al que escucha y a la persona que es objeto de la acusación. Sea cierto o falso, la […]

La Sangre Rociada del Sacrificio (Levítico 4:6-7) – Charles Spurgeon

La Sangre Rociada del Sacrificio (Levítico 4:6-7) – Charles Spurgeon

“Y mojará el sacerdote su dedo en la sangre, y rociará de aquella sangre siete veces delante de Jehová, hacia el velo del santuario. Y el sacerdote pondrá de esa sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático, que está en el tabernáculo de reunión delante de Jehová; y echará el resto de la […]

Ofrenda por el Pecado para Uno del Pueblo (Levítico 4:27-31) – Charles Spurgeon

Ofrenda por el Pecado para Uno del Pueblo (Levítico 4:27-31) – Charles Spurgeon

“Si aguna persona del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y delinquiere; luego que conociere su pecado que cometió, traerá por su ofrenda una cabra, una cabra sin defecto, por su pecado que cometió. Y pondrá su mano sobre la […]

Pecados Cometidos Por Ignorancia (Levítico 5:17-18) – Charles Spurgeon

Pecados Cometidos Por Ignorancia (Levítico 5:17-18) – Charles Spurgeon

“Finalmente, si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehová no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado. Traerá, pues, al sacerdote para expiación, según tú lo estimes, un carnero sin defecto de los rebaños; y el sacerdote le hará […]

El Becerro Degollado (Levítico 1:5) – Charles Spurgeon

El Becerro Degollado (Levítico 1:5) – Charles Spurgeon

“Entonces degollará el becerro en la presencia de Jehová.” — Levítico 1:5. Ustedes recordarán que el domingo pasado hablamos de dos elementos que son vitalmente esenciales para un verdadero sacrificio, y el primero de esos elementos sobre el que ya predicamos, fue la imposición de las manos del oferente sobre la víctima, acto mediante el […]