La Confesión Bautista de Fe de 1689 es un resumen de las principales creencias cristianas de la Reforma protestante. Esta declaración ha sido formulada hace años atrás por las congregaciones bautistas particulares alrededor del mundo.

En 1677 se reunieron representantes de las Iglesias Bautistas Particulares de Inglaterra y Gales, donde se aprobó y publicó una confesión inspirada en la Confesión de Westminster. Esta declaración se lanzó en anonimato debido a los tiempos de persecución que se vivían.

Años después, en 1689, cuando se decretó la Ley de Tolerancia, se hizo una reunión general de bautistas en Londres, donde se reunieron delegados de ciento siete congregaciones. Allí se realizaron actualizaciones a la anterior declaración Bautista. Se adoptó en las Iglesias Bautistas Particulares la Confesión Bautista de Londres de 1689, que ha llegado a ser una de las declaraciones más importantes de la fe evangélica. Y es la Confesión a la cual nos adherimos por ser la más cercana a la Biblia.

  1. De las Sagradas Escrituras
  2. De Dios y de la Santa Trinidad
  3. Del decreto de Dios
  4. De la creación
  5. De la divina providencia
  6. De la Caída del hombre, del pecado y su castigo
  7. Del pacto de Dios
  8. De Cristo el Mediador
  9. Del libre albedrío
  10. Del llamamiento eficaz
  11. De la justificación
  12. De la adopción
  13. De la santificación
  14. De la fe salvadora
  15. Del arrepentimiento para vida y salvación
  16. De las buenas obras
  17. De la perseverancia de los santos
  18. De la seguridad de la gracia y de la salvación
  19. De la ley de Dios
  20. Del evangelio y del alcance de su gracia
  21. De la libertad cristiana y de la libertad de conciencia
  22. De la adoración cristiana y del día de reposo
  23. De los juramentos y votos lícitos
  24. De las autoridades civiles
  25. Del matrimonio
  26. De la iglesia
  27. De la comunión de los santos
  28. Del bautismo y la Cena del Señor
  29. Del bautismo
  30. De la Cena del Señor
  31. Del estado del hombre después de la muerte
  32. Del juicio final