Las redes sociales son un medio de comunicación social que permite establecer contacto con otras personas que previamente se conocen o que tengan intereses afines. Cada red social tiene, en cuánto a su uso, sus ventajas y desventajas, las cuales no voy a mencionar en esta ocasión. En esta ocasión vamos a ver el uso de las redes sociales por parte de los creyentes. Aunque la Biblia literalmente no menciona nada sobre las redes sociales. Sin embargo, si dice que el cristiano debe dar la gloria a Dios en todo lo que haga sea con las palabras o con los hechos. Y esto se aplica también para el uso de las redes sociales.

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10:31

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.” Colosenses 3:17

Ninguna red social puede estar fuera de este principio bíblico, y es que en todo lo que hagamos, debemos hacerlo en el nombre del Señor Jesús, es decir, dentro del marco de su autoridad soberana y con el propósito de honrarle y glorificarle. Por tanto, todo lo que hagamos en una red social debe ser con el propósito de glorificar a Dios.

A continuación, recomiendo tener las siguientes consideraciones al momento de usar las redes sociales:

CUIDADO CON LA IDOLATRÍA:

No es malo el hacer uso de las redes sociales, pero si ocupamos la mayor parte de nuestro tiempo enfocados y centrados en el uso de las redes sociales, por encima de la lectura de la Palabra de Dios y de la oración, es un peligro para la vida del creyente. Es decir, si las redes sociales ocupan la mayor parte de nuestro tiempo es posible que estemos haciendo de estas nuestro objeto de adoración. Debemos examinar en que invertimos la mayor parte de nuestro tiempo. Aprovechemos prudentemente el tiempo que tenemos.

“aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” Efesios 5:16

EVITAR LA VANAGLORIA:

Los “me gusta” que pudiéramos recibir por alguna publicación no es un elogio a nosotros ni a nuestra vida espiritual, ni una muestra que estamos creciendo en madurez o santificación. Esos “me gusta” no son una aprobación de nosotros sino de personas que están de acuerdo con un contenido publicado en nuestra red social. Pero, no significa que estén de acuerdo con todo lo que pensamos. Él único que debe llevarse la gloria es Dios.

“a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.” Efesios 3:21

CUIDADO CON LA HIPOCRESÍA:

Otro de los peligros es aparentar tener una vida piadosa en las redes publicando abundante contenido bíblico, y, sin embargo, fuera de ellas el llevar una vida similar a la de una persona del mundo. Debemos evitar caer en el autoengaño de pensar que un fruto de nuestra salvación es publicar contenido bíblico. No sea que estemos hablando cosas de Dios mediante las redes sociales, pero fuera de ellas no hablamos con Dios ni vivamos como hijos de Dios.

CUIDADO CON ORAR PARA SER VISTOS:

Si queremos hablar con Dios usemos la vía correcta que es la oración. No pretendamos usar como mediador a las redes sociales ni publiquemos nuestras oraciones para buscar ser vistos por los demás.

“Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad les digo que ya han recibido su recompensa” Mateo 6:5

EVITAR HACER TROPEZAR AL HERMANO:

Debemos amar a nuestros hermanos y en general a nuestro prójimo, evitando ser un tropiezo para ellos, y esto se incluye para el uso de las redes sociales. Si publicamos contenido inmoral como desnudos propios o de ajenos o de violencia, estamos siendo de tropiezo a los hermanos. O si publicamos contenido de algún falso maestro o algún personaje cuestionado por tener errores doctrinales graves estamos siendo de tropiezo a otros hermanos que no tienen la madurez para discernir la verdad del error.

“Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar.” Marcos 9:42

EVITA SER UN “CORRECTOR PÚBLICO:

Si veo una publicación ajena con la cual no estoy de acuerdo, no debemos pretender ser “jueces” ni “correctores públicos” del prójimo en general. Sobre todo, si es creyente, uno deberá acercarse personalmente al hermano considerando le principio bíblico de Mateo 18:15-20, donde indica que primero debe hacerse a solas. Porque si hacemos lo contrario, es decir, si no nos acercamos previamente y en vez de eso comentamos en un muro ajeno cuestionando al hermano con el fin de generar polémica, es una muestra de que no amamos al hermano.

“Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.” 1 Juan 3:14

NO LO UTILICES PARA MANDAR INDIRECTAS:

No es sabio el utilizar las redes y los “estados” de las redes sociales para pretender dar mensajes indirectos al hermano u prójimo en general. Sí hay algo que tenemos que decir o si tenemos algo en nuestro corazón contra alguien, es necesario acercarnos a la persona, en la medida de lo posible, y decirle lo que tengamos que decirle, y siempre con amor y misericordia.

CUIDADO CON LO QUE DICES:

De toda palabra que digamos daremos cuenta a Dios. Cualquier cosa que digamos en los medios sociales será permanente. Aunque lo borremos después de habernos arrepentido de haber dicho algo indebido en los medios sociales, la mayoría de las veces, esa información puede recuperarse. Debemos siempre ser prudentes en cuánto a las palabras que usamos y la forma como lo decimos sobre todo entre los que profesan la fe. Muchas veces, las cosas que decimos son un reflejo del verdadero estado de nuestro corazón.

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” Mateo 12:36

CONCLUSIÓN:

Debemos siempre mostrarnos misericordiosos, amables, y evitar responder las críticas, las murmuraciones, y las provocaciones de comentarios prejuiciosos o subjetivos. Como cristianos hemos sido llamados a ser representantes de Cristo y esto incluye serlo también en las redes sociales.

“quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;” 1 Pedro 2:23

Estas son solo algunas de las muchas consideraciones que debemos tener en las redes sociales. Hay otras más que podríamos considerar.  ¿Qué otra recomendación podrías dar en cuanto al uso de las redes sociales? Coméntanos líneas abajo.