Vuestros cabellos están todos contados (Mateo 10:30) – Charles Spurgeon