“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” — Romanos 10:9 La gran ocupación de Pablo era salvar almas. Cuando hacía cualquier otra cosa, nunca olvidaba su meta: “para que de todos modos salve a algunos.” Cualquiera que […]